Déficit que no cede pese a la estabilización presupuestaria

El_Nuevo_Dia

Por Joanisabel González / joanisabel.gonzalez@elnuevodia.com

El déficit acumulado del Gobierno se ha disparado hasta casi duplicarse en apenas tres años fiscales.

deficit-que-no-cede-pese-a-la-estabilizacion-presupuestaria

La brecha entre las obligaciones que tiene el Gobierno, sus actividades y corporaciones públicas versus los recursos que posee se ubicó en $33,678 millones, la cifra más alta que se haya registrado, según consta en el Informe Financiero Consolidado Anual (CAFR, por sus siglas en inglés).

La cifra deficitaria es, a su vez, casi cuatro veces la registrada en el fiscal 2002 y se concretó pese al ajuste fiscal implementado por la administración en el poder y el aumento de los recaudos por nuevos impuestos.

También se produjo con todo y la merma del déficit presupuestario, el antipático despido de empleados públicos y dos planes de estímulo fiscal como mecanismos para atender la insuficiencia de fondos y reactivar la economía.

En arroz y habichuelas

Para entender mejor el cuadro fiscal del Gobierno, se podría comparar con el presupuesto de una familia común y corriente.

En su planificación financiera, esta familia analiza el dinero con el que cuenta hoy día, al igual que los recursos que necesitará en el futuro para cubrir sus necesidades, desde pagos de préstamos hasta dinero para el retiro.

Una vez esa familia hace el análisis, se da cuenta que necesita dos veces más el dinero que tiene disponible para cubrir sus obligaciones actuales y futuras.

¿Cómo nos afecta?

En la medida en que el Estado no tiene suficientes fondos para pagar sus obligaciones y ya se encuentra con un nivel de deuda alto, tiene que recurrir a recortes de puestos, modificaciones en los pagos de pensiones, alzas en impuestos y aumentos en las facturas de los servicios básicos como el agua y la luz, entre otros. Además, el Gobierno se ve limitado a invertir en aspectos medulares como infraestructura, educación, salud y seguridad.

Alerta roja en 2014

El informe, certificado por la firma de contaduría Deloitte, destaca además que los planes de pensiones no tendrán ingresos propios suficientes para cumplir a cabalidad con el pago de pensiones a jubilados a partir del 2014.

“La administración acaba de aprobar una reforma contributiva y espera enfocarse en la reforma de las pensiones, ambas dirigidas a alcanzar un balance estructural a largo plazo”, dice el informe.

No fue posible obtener una reacción del secretario de Hacienda, Jesús Méndez, ayer. El funcionario indicó, sin embargo, que estaría disponible en el día de hoy.

Entendiendo los números

A diferencia del presupuesto operacional y el consolidado del Gobierno, el CAFR puede describirse como una radiografía contable del Gobierno, sus corporaciones públicas y su rol como custodio de activos de individuos, por lo que se considera una importante fuente de referencia para bonistas e inversionistas.

Según el CAFR, a junio del 2011, el Gobierno tenía obligaciones (lo que debe) por unos $48,824 millones. Los activos netos (lo que tiene disponible) con los que contaba para proveer servicios a la ciudadanía rondaron unos $15,146 millones. Así las cosas el déficit gubernamental (la brecha) acumulado se ubicó en $33,678 millones, o un 9.6% más que al cierre del 2010.

Habida cuenta que el fiscal 2009 fue un año de transición entre una administración y otra, en el año fiscal 2008 (el último año del exgobernador Aníbal Acevedo Vilá), el déficit acumulado del Gobierno se ubicó en unos $17,091 millones.

Al final de la administración de Acevedo Vilá el déficit acumulado también se había duplicado, pero en relación a unos cinco años fiscales.

En el año fiscal 2009, que incluye los últimos seis meses de Acevedo Vilá y los primeros seis meses del gobernador Luis Fortuño, ese déficit se ubicó en $26,346 millones, según el CAFR.

“Si bien se han hecho ajustes no estamos donde necesitamos estar”, dijo el economista Vicente Feliciano al examinar el informe.

En vilo los servicios básicos

“Lo más que llama la atención es que correr los servicios básicos del Gobierno cuesta unos $19,200 millones, pero tenemos unos $15,000 millones y eso, incluyendo el Fondo General y fondos federales”, agregó el director de Política Pública del Centro para la Nueva Economía (CNE), Sergio Marxuach.

De acuerdo con la institución de política pública, que ha dedicado buena parte de sus esfuerzos a analizar la compleja situación de las finanzas públicas, “estructuralmente continuamos en una situación precaria, aun contando con las transferencias federales”.

En términos simples, el cuadro fiscal total del Gobierno, tal y como está, significa que, en algún momento, cumplir con las promesas de la reforma de salud, procurar la seguridad de la ciudadanía, viabilizar la mejor educación de los niños y, al mismo tiempo, proveer la infraestructura necesaria para propiciar la actividad económica no será factible.

Según Marxuach, aun cuando prestar ciertos servicios públicos pueda suponer más gastos que recaudos, mantener tal patrón no es sostenible.

“La gente cree que alguien nos va a salvar o que milagrosamente, (el déficit) se va a resolver porque la economía va a crecer. No hay conciencia de la magnitud del problema y no puedes tener un desfase de $3,000 millones todo el tiempo”, agregó Marxuach, quien subrayó que la situación presupuestaria del Gobierno se ha estabilizado.

“Estamos remando contracorriente. La situación hubiese sido peor de no haberse adoptado las medidas de ajuste”, dijo, por su parte, el economista Feliciano.

corporaciones y Retiro

Según el economista, los avances para cerrar la brecha fiscal en términos presupuestarios son evidenciables, pero estos quedan opacados por la crítica situación de las corporaciones públicas y los planes de pensiones.

Marxuach coincidió al ejemplificar el caso de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) y la advertencia de Fitch Ratings. Esa agencia clasificatoria expuso anteriormente que la AAA solo tiene recursos para cumplir sus obligaciones hasta el presente año fiscal. En lo sucesivo, según Fitch, la AAA tendrá que aumentar sus tarifas en 50% o recibir ayuda del Fondo General.

Al escudriñar el informe, Feliciano subrayó que la precaria situación de las corporaciones públicas supuso, en el año fiscal 2011, un déficit conjunto de unos $1,341 millones. En el fiscal 2011, el aumento en el déficit acumulado fue de unos $3,251 millones.

En ese cuadro se agregan el déficit en las pensiones y el atraso por parte del Gobierno en cubrir deficiencias actuariales pasadas, que rondan otros $9,200 millones. En total, el déficit actuarial de los principales planes de pensiones del Gobierno rondó unos $33,115 millones.

Soluciones con poco margen

Revertir la tendencia en el déficit, según el economista Feliciano, necesitará de múltiples cursos de acción que ahora resultan impostergables.

Por un lado, el economista sostuvo la urgente necesidad de que la economía crezca vigorosamente. En la medida en que el entorno económico mejore, en mejor posición estará el Gobierno y particularmente, el Fondo General.

“El informe evidencia que hay otros ‘issues’ más allá del avance que se ha hecho en el Fondo General. En la medida en que no se hagan ajustes a los sistemas de pensiones tendrás que hacer más transferencias del Fondo General”, dijo Feliciano.

Tales ajustes tendrán que hacerse a partir del 2013, con menos herramientas y menos flexibilidad, subrayó Marxuach.

“La situación es más delicada de lo que teníamos anteriormente y quien gane tendrá una situación mucho más complicada, mucho menos flexibilidad, cero bonos Cofina, cero fondos ARRA, probabilidades altas de recortes federales”, explicó Marxuach al vaticinar que la siguiente administración de gobierno estará sujeta a múltiples presiones.

Entre estas, Marxuach mencionó las exigencias de la ciudadanía y aquellas de los bonistas y casas acreditadoras, que pedirán decisiones concretas en los planes de pensiones. Mientras, el sector empresarial, y en especial las empresas foráneas, no estarán dispuestas a cubrir la deficiencia financiera mediante más impuestos.

Este artículo se publicó originalmente en el diario El Nuevo Día el 18 de septiembre de 2012.
http://www.elnuevodia.com/deficitquenocede-1346008.html#.UFipAi1yOKc.facebook

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: