Menos dinero en el bolsillo boricua

El_Nuevo_Dia

La medida que evitó el precipicio fiscal tiene su lado oscuro

http://www.elnuevodia.com/menosdineroenelbolsilloboricua-1420359.html

 

Desde el 2011, los asalariados tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico gozaban de una reducción en la cantidad de dinero que retenía el patrono para un promedio anual de $500 más en su bolsillo. La posibilidad de extender ese beneficio este año se evaporó el martes en el Congreso de Estados Unidos. (THINKSTOCK )

Por Andrea Martínez y José Delgado / amartinez@elnuevodia.com

Si usted es asalariado, tan pronto reciba su primer cheque de este año, sepa que vendrá un poco más finito.

Esto debido a que la medida aprobada por el Congreso federal el primero de enero, y que evitó la caída inmediata de la economía estadounidense al llamado precipicio fiscal, también eliminó algo positivo: la baja de 2% en el descuento por nómina para el Seguro Social.

Desde el 2011, los asalariados tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico, gozaban de una reducción en la cantidad de dinero que retenía el patrono para un promedio anual de $500 más en su bolsillo.

La reducción de 6.2% a 4.2% en la deducción para el Seguro Social fue una medida lograda por el presidente Barack Obama, con la intención de darle un impulso a la economía estadounidense.

Pero como parte del pacto congresional acordado el pasado martes, se eliminó la posibilidad de extender dicha medida y, como consecuencia, los asalariados tendrán un promedio de $42 mensuales menos, al aprobarse con el fin de la reducción del 2% en el descuento de nómina para el Seguro Social.

El impacto en cifras

Varios economistas entrevistados ayer por El Nuevo Día opinaron que, aunque se calcula un impacto de entre $450 y $600 millones menos en el bolsillo de los puertorriqueños durante 2013, esto no debe causar trastornos a largo plazo a la economía de la Isla.

“A corto plazo significa una reducción en el take home pay de los trabajadores de alrededor de $500 a $600 millones. Esto se podría traducir en menos consumo de bienes y servicios, especialmente en el sector de comercio al detal. A mediano-largo plazo el efecto sería mínimo, ya que mucho de lo que consumimos aquí en Puerto Rico es importado del exterior”, sostuvo el economista Sergio Marxuach.

Mientras, el economista Vicente Feliciano, de la firma Advantage Business Consulting, estimó que en promedio cada puertorriqueño trabajador dejará de recibir unos $42 mensuales, lo que anualmente se convierte en unos $500 menos. Estimó que, en el macro, el impacto será de unos $450 millones a la economía local.

Habrá que hacer ajustes

“Si cada puertorriqueño tiene $42 menos para gastar en consumo y actividad económica, tendrá que hacer un ajuste en sus compras, salidas, etc.”, dijo Feliciano.

Pero el economista José Alameda planteó que cuando el presidente Barack Obama redujo en un 2% la aportación al Seguro Social lo hizo con la intención de que esa cantidad de millones se inyectara a la economía de Estados Unidos por la vía del consumo.

Explicó que en Estados Unidos, por tratarse de una economía más cerrada, el gasto por consumo se queda en el país.

La Isla se afecta menos

Pero en el caso de Puerto Rico, “cualquier inyección que hagas mediante el consumo se va por la playa para Estados Unidos”, manifestó Alameda, haciendo referencia a que la mayoría de las compras de consumo que hacen los puertorriqueños se dan en tiendas multinacionales.

Por tanto, anticipó Alameda, cuando Obama ordenó esa reducción en la aportación del asalariado al Seguro Social, el efecto en la economía de Puerto Rico fue “mínimo”.

Sin embargo, Feliciano indicó que, aunque la mayoría de lo que consumimos en Puerto Rico se va al exterior, estas compras tienen un componente local, en cuanto a su distribución y su venta al detal.

“Definitivamente, el impacto es negativo, aunque quizás no sea tan negativo” como en otros lugares, sostuvo Feliciano.

Por su parte, Alameda concluyó que, al fin y al cabo, la medida ahora significará “menos ingresos para consumir. Menos ingreso disponible para gastar y para pagar las deudas”.