A poblar los techos de placas solares

Primera-hora-logo

Por Rosita Marrero / rmarrero@primerahora.com 07/17/2013 |

La reducción de la dependencia en el petróleo, el cambio hacia la producción de energía renovable y la mitigación de los efectos del calentamiento global son los retos que a juicio del ex presidente de Estados Unidos, William “Bill” Clinton, enfrenta Puerto Rico, al igual que el resto del planeta.

El ex mandatario estadounidense, que preside el Clinton Climate Initiative Foundation, expuso en un foro sobre la energía renovable y el cambio climático celebrado ayer en el Conservatorio de Música, en Miramar, que las inundaciones son un problema global y que Puerto Rico, como las otras islas del Caribe y el propio Manhattan -donde tiene su oficina- son afectados por el calentamiento, por lo que en los próximos 30 a 50 años se verán reducidas sus costas.

”No hay duda de que el clima está cambiando y que Puerto Rico está sufriendo los cambios por el aumento del nivel del mar. Lo que ocurre en Manhattan es que se puede hundir en 50 años. Mi oficina está ahí”, dijo arrancando las risas.

“Hice un paseo durante 40 minutos por el Viejo San Juan y el sol sí que calienta de verdad”, agregó, provocando más carcajadas.

Destacó el hecho de que tenemos viento y sol todo el tiempo, para dramatizar la necesidad de moverse al uso de energía independiente y ambientalmente responsable, lo que redundaría en un crecimiento económico.

Clinton comentó que si él fuera a hacer un plan para desarrollar la economía de Puerto Rico, bajar el desempleo, evitar la emigración y estimular el regreso de los puertorriqueños a la Isla, habría que invertir en energía renovable para reducir los costos y tener dinero para invertir en otras cosas, como la creación de empleos.

“Ustedes no pueden seguir pagando el doble de lo que la gente paga por energía en la metrópoli y no pueden evitar que la gente se vaya. El cambio global en Puerto Rico es una realidad y la situación económica es clara”, advirtió.

El gobernador Alejandro García Padilla se reunió con Bill Clinton como parte de la visita que realiza el ex presidente a la Isla.

Fue entonces que mencionó alternativas para la sustitución de la energía fósil, indicando que hay que desarrollar una estrategia puertorriqueña y caribeña para los próximos 20 o 30 años, sustituyendo el petróleo por gas y continuando con la utilización de la energía solar.

“Esto se puede hacer con el uso del viento, la energía solar y la eficiencia. Ustedes quieren que la gente invierta en Puerto Rico y que no se vayan”, acotó.

Al economista Jorge Marxuach preguntarle cuáles son las mejores prácticas en energía renovable mencionó, entre otros, los paneles solares.

“Yo caminé durante 40 minutos por el Viejo San Juan y observé que los techos de las edificaciones son planos, lo que haría factible la colocación de placas solares”, sostuvo.

Indicó que si en estos edificios y estructura los vecinos colocan placas solares, bien sea que como parte de las utilidades del Estado o por cuenta propia, bajarían el costo de la energía que consumen y el excedente se puede vender o devolverlo al sistema.

“Lo que tienen que decidir es el modelo a copiar, si el de California -de paneles en los hogares- o como hacen en Alemania y Dinamarca, donde los granjeros construyen sus propios paneles y venden el excedente a las utilidades”, mencionó.

Clinton dijo que Puerto Rico puede comenzar la fabricación de estos paneles solares y distribuirlos en el Caribe

Al preguntársele qué se requeriría para la fabricación de “estos techos verdes” y qué instituciones en Puerto Rico deben incluirse en el plan, dijo que la Universidad de Puerto Rico tendrían que desarrollar unos estudios conjuntamente con universidades que ya lo practican en Estados Unidos.

“Si ustedes hacen un compromiso de inversión en esta tecnología, si ustedes hacen un compromiso, podemos hacer un Centro de Investigación en la Universidad”, sostuvo.

Agregó que establecer una política pública requiere cambios y una reestructuración en la que participen diferentes entidades y sectores, para lo que puso a la disposición los recursos y conocimientos de su fundación.

El ex mandatario recalcó la importancia de trabajar no solo para producir energía para la Isla, sino par el resto de las naciones caribeñas, planteando la deseabilidad de la interconexión entre Puerto Rico, República Dominicana y Haití.

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: