Cuesta arriba recuperar la confianza

el-vocero-logo
Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO –
Cerca de una década le tocará a Puerto Rico alcanzar un mejor grado de inversión, según el análisis del economista Sergio M. Marxuach, director de Política Pública en el Centro para una Nueva Economía (CNE).

Marxuach sostuvo que es muy difícil predecir  hasta cuándo se extenderá la recesión económica, no obstante al analizar las crisis de estados como Nueva York, Filadelfia y Washington, que tomaron aproximadamente seis años en recuperar su grado de inversión, entiende que a la Isla le podría tomar entre cinco a siete años más.

Destacó que al revisar la historia más reciente, la situación económica que vive la Isla se veía venir hace tiempo pero no se hizo nada para evitarlo, por lo cual no queda otra opción que pagar las consecuencias luego de varias décadas de mala administración.

Uno de los planteamientos señalados hace mucho tiempo por el CNE fue precisamente la situación de las corporaciones públicas, principalmente la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), la cual entiende ha empeorado marcadamente su situación al no poder cumplir con sus bonistas por primera vez en su historia.

 

“Esto se veía venir desde hace mucho tiempo y se dejó hasta el final para tomar acción cuando ya era demasiado tarde. Ahora hay que ver lo que la síndico pueda hacer y lo que hará la Comisión Reguladora de Energía”, expresó Marxuach.

El ejecutivo fue enfático en que contrario a lo que la gente se imagina, esta situación de las corporaciones públicas afecta a todos. “Se refleja en el aumento continuo en las facturas de luz, y en su efecto en el desarrollo económico, que se traduce en menor actividad económica, menos trabajos y menos oportunidad de que los nuevos profesionales puedan entrar al mundo laboral”, resaltó.

Respecto al efecto de la migración de puertorriqueños, aclaró que no se puede separar la existencia de dos factores fundamentales para ello: la merma en la tasa de fertilidad, acompañada por el aumento significativo de la migración principalmente a Estados Unidos. Enfatizó que cambiar las tasas de fertilidad es muy difícil, a menos que se subsidie el cuido de niños o se ofrezca una licencia por maternidad extendida de hasta un  año, estrategias que hoy el gobierno no se encuentra en posición financiera para costear.

“Por ende, la estrategia real está en enderezar la economía para evitar que la gente se vaya y tratar de atraer la que ya optó por abandonar la Isla. Irlanda fue exitosa en lograr atraer su gente con crecimiento económico. A medida que aumenta la migración se reduce la actividad económica y viceversa”, señaló.

“La situación de Puerto Rico no es una que se pueda arreglar en 18 meses. Son problemas significativos, profundos y complicados. No hay una varita mágica que lo resuelva de inmediato. Se trata de trazar un plan a mediano plazo que redundará en beneficios en los próximos tres años”, insistió Marxuach.

Como estrategias encaminadas al resurgir económico de la Isla, enumeró la oportunidad que hay en la farmacéutica encaminando los esfuerzos hacia la biotecnología; incursionar agresivamente en la investigación y desarrollo, desarrollar energía y tecnología verde, utilizar el recurso del Recinto Universitario de Mayagüez para el desarrollo económico de Puerto Rico, ya que entiende es subutilizado. A ello sumó el Turismo, que expresó igualmente está subutilizado y declaró que se debe seguir fortaleciendo el potencial enorme de la industria aeroespacial, en la cual Puerto Rico ha comenzado a incursionar.

“Lo importante en la Isla es desarrollar un plan a mediano plazo y darle seguimiento independientemente la administración en el poder. Roosevelt Roads es un  ejemplo emblemático de la falta de coordinación, ejecución y darle seguimiento”, acotó el economista.

Entre tanto, sobre el caso de la AEE, dijo que algún tipo de renegociación ocurrirá entre los bonistas y la agencia respecto a la reestructuración de la deuda y el término para pagar la misma así como sus intereses.

Mencionó que existen problemas grandes en la agencia como sufragar su mayor gasto que es la compra de petróleo, esto sin tener acceso a los mercados de capital y la necesidad de conversión a gas natural como estrategia para reducir el costo energético del país. “Ante una situación tan difícil, ninguna de las opciones son fáciles y mucho menos atractivas políticamente. Habrá que conseguir financiamiento para la transformación a gas natural, lo que conllevaría unas tasas de intereses altísimas, por lo que el ahorro que se pueda conseguir en la transformación no puede ser transferido a los consumidores hasta tanto se amortice la deuda”, señaló.

Mencionó que a corto plazo la AEE tiene que reestructurar el pago de su deuda, reducir el principal y extender su término. Luego debe conseguir financiamiento para su transformación a gas natural y comenzar a apagar las plantas ineficientes. “Se necesita voluntad política y darle seguimiento, de manera que se hagan y se cumplan los planes establecidos”, reiteró.

En el caso de la Autoridad de Carreteras y Transporte (ACT) el mayor problema señalado por Marxuach son los préstamos que tienen con el Banco Gubernamental de Fomento (BGF), deuda que alcanza los $2,000 millones.

 

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: