Crédito por trabajo

eitc_bag

Por Nuria Y. Ortiz Vargas

Todo apunta a que se acerca una nueva Reforma Contributiva. No hay duda de que la misma es necesaria y de carácter urgente. Las deducciones, créditos y exenciones enmarcados en el Código de Rentas Internas del 2011 tendrán que ser evaluados, revisados y, en ocasiones, enmendados o eliminados.

El Centro para una Nueva Economía (CNE) lleva más de diez años estudiando y proponiendo política pública para mejorar nuestro sistema contributivo. Además de expandir la base contributiva y simplificar el sistema, la reforma tiene que ser de gran alcance e incentivar el trabajo, el ahorro y la inversión.

Uno de los grandes retos que tiene nuestro país es la baja participación laboral y el alto desempleo. Nuestro esquema de políticas laborales, de asistencia social y contributivas desalientan la inserción formal en la fuerza laboral. Las penalidades que sufren miles de personas que aún trabajando a tiempo completo viven en la pobreza incentivan el trabajo informal y la dependencia en programas de asistencia. Esto se ha agravado en los últimos años ya que los salarios han mermado, en términos reales, especialmente para los trabajadores con pocas destrezas. Una persona empleada a tiempo completo que devenga el salario mínimo apenas gana $15,080 anuales y no cualifica para la mayoría de los programas suplementarios como el PAN. La decisión de muchos individuos y familias que devengan bajos ingresos de salir del mercado laboral formal es una racional. READ MORE

Bosque

images

Ocho años de una devoradora recesión económica, emigración severa y la pérdida de nuestra orgullosa designación de crédito de inversión: elementos suficientes para invitarnos a repensar nuestra fórmula de desarrollo y crecimiento. Si de algo ha servido esta coyuntura -que nadie disfruta y nadie ha querido- ha sido para abrirnos los ojos al hecho de que no podemos seguir aferrados a la ilusión de las varitas mágicas. No hay fórmulas salvadoras y, aunque sea duro, es momento de replantearnos las cosas, particularmente la forma en que articulamos las estrategias de desarrollo económico.

Por casi dos siglos Puerto Rico ha apostado a los esquemas simples y prodigiosos que arriesgan el todo por el todo, confiando en la magia salvadora de una única bala de plata. A finales del siglo XIX, fue el café; durante la primera mitad del siglo XX, el azúcar; luego, la industrialización, la Sección 936 y las exenciones contributivas. En el proceso, hemos tenido no pocas coyunturas de delirio: las petroquímicas, el superpuerto, las minas y más recientemente el espejismo de petróleo en la costa sur. En mayor o menor grado, estas instancias reflejan una tendencia ilusoria a poner todos los huevos en una misma canasta y a querer creer que una vez allí, estos se multiplicarán por cierta lógica ineludible del destino.

El chubasco que hemos agarrado tiene que hacernos sabios. Tenemos que aprender a pensar de forma estratégica, a discernir oportunidades, aquilatar aperturas y a construir una cartera de iniciativas económicas diversificada, más anclada en nuestra realidad y menos vulnerable a los vaivenes y sorpresas de fuerzas exógenas. READ MORE

Que se haga la luz

El_Nuevo_Dia

http://www.elnuevodia.com/blog-quesehagalaluz-1747174.html

Por Nilsa Pietri

La factura de la luz es tal vez nuestra mayor preocupación ciudadana, pues incluso para los afortunados que tienen empleo resulta impagable, casi como la deuda pública.

Todos sabemos que el dichoso ajuste por combustible es responsable del alza desmesurada en la factura que nos envía mensualmente la Autoridad de Energía Eléctrica.

Y sabemos, igualmente, que ese enorme costo agregado no tiene mucho que ver con el precio del combustible que compra la AEE, sino que se trata de un explosivo coctel de gastos de la Autoridad que no tienen que ver con lo que consumimos de luz pero que nos hacen pagar a los abonados.

Así que convencidos ya estamos todos de que hay que cambiar las cosas.

El problema es que las propuestas que se debaten diariamente las entienden solo sus proponentes pues, a pesar de los cientos de miles de dólares que corren por ahí en cabildeo a favor de una u otra, no se usa ni un chavo para hacer el ejercicio de explicarle al país, en arroz y habichuelas, qué significa cada una y porqué debemos favorecer la que sea. READ MORE

Vivir sin pensar

images-5

Por Sergio M. Marxuach

“Estábamos bien, y poco a poco empezábamos a no pensar. Se puede vivir sin pensar”, nos dice Julio Cortázar en su cuento “Casa tomada”. Y tal vez sea cierto para algunas personas y bajo circunstancias específicas.

Václav Havel, en su ensayo ‘El poder de los sin poder’ nos presenta lo que es tal vez el caso emblemático. Havel nos relata cómo un vendedor de frutas y vegetales pone un cartel en la ventana de su tienda con el lema “¡Trabajadores del mundo, únanse!” ¿Por qué lo hace?, se pregunta Havel. El vendedor lo hace, no porque ha estudiado a Marx, o porque entiende su ideología, o porque verdaderamente cree que todos los trabajadores del mundo se deban unir. Lo hace, nos dice Havel, porque tiene miedo. El vendedor pone su cartel simplemente porque así se ha hecho por años, porque todo el mundo lo hace, y porque esa es la manera que tiene que ser. Si se rehusara a ponerlo, “podría haber problemas”. READ MORE

Murió

Por Miguel A. Soto Class

Aparentemente hay muchas personas que no se han enterado que Luis Muñoz Marín murió. Todavía siguen ñangotados y aplatanados en espera de que venga un caudillo benévolo a salvarlos y proveerles desde los zapatos hasta la casa. Esperan por una Doña Fela que los consienta y se asegure no pasen ni frío ni hambre y que puedan disfrutar hasta de nieve en el Caribe. Siguen esperando a un Luis Ferré que se ocupe de protegerlos y asegurarse que nadie abuse de ellos.

A esas personas debo decirles que ese mundo se acabó y esas figuras ya no viven entre nosotros ni se ocupan de velar por nuestro bienestar. Ahora o nos defendemos nosotros mismos o nos siguen comiendo los dulces.

Los que vivimos en Puerto Rico tenemos ante nosotros posiblemente la última oportunidad en esta generación de lograr un cambio estructural de verdadera relevancia y que realmente puede provocar un cambio positivo significativo en todas nuestras vidas. Tenemos ante nosotros un plan para poner en cintura a la que ha sido la agencia pública más poderosa y abusadora en la historia de nuestro Pueblo: la Autoridad de Energía Eléctrica.

El Pueblo Puertorriqueño es sabio y sabe cuál de las reformas propuestas es la que verdaderamente le mete mano a los caprichos de la AEE. El problema es que muchas personas siguen como si la cosa no fuera con ellos. Como si le tocara a otro defender sus derechos. Pero deberían recordar que lo único que hace falta para que triunfe la maldad es que la gente buena no haga nada.

¿Dónde están las comunidades en este debate? ¿Dónde están las barriadas? ¿Dónde están los estudiantes? ¿Dónde están las Asociaciones de Residentes? ¿Las égidas? ¿Los colmados? ¿Las organizaciones sin fines de lucro? ¿Los centros comunitarios? ¿Las organizaciones culturales? ¿Los grupos cívicos? ¿Por qué no se han manifestado sobre esto los ambientalistas? ¿Por qué se han mantenido todos estos grupos mudos en un momento tan crítico para el País?

Nadie puede decir que no entiende el tema. En el Centro para una Economía solamente, sin contar otras entidades, lo hemos explicado por nueve años en más de treinta escritos, columnas, presentaciones y videos todos disponibles gratuitamente en los medios y en nuestra página de Internet. El que no esté claro es que no le importa lo suficiente como para orientarse.

Ahora bien, si están satisfechos con su factura de luz pues entonces no hagan nada. Si se sienten que actualmente pagan por su justo consumo, no se muevan del sofá. Si lo que gastan en energía no les afecta el presupuesto, pues sigan tranquilos. Hacer nada es la mejor manera de validar y demostrar apoyo a los sobrecargos de la AEE.

Sin embargo, si no estás satisfecho con tu factura de luz, oriéntate y que se escuche tu voz y tu reclamo. No te dejes engañar. Exige que se establezca una Junta Reglamentadora verdaderamente independiente y con el poder de establecer tarifas justas y promover mayor transparencia. Y no lo dejes hasta que sea muy tarde pues nadie que calle ahora tendrá legitimación para quejarse del costo de la luz en el futuro.

Yo no soy ingenuo. Obviamente hay un grupo pequeño que se lucra descaradamente del sufrimiento del Pueblo. Pero no creo que haya algo siniestro en todas las posturas en contra de una verdadera reforma. Creo que algunos resisten por el miedo que provoca cualquier cambio. Por eso no creo que el problema sea la UTIER ni la gerencia de la AEE. De hecho, pienso que muchos de ellos mismos padecen al igual que nosotros los latigazos del alto costo de energía. Pero han vivido toda su vida bajo ese sistema y les preocupa su futuro. Eso es natural y válido pero no debe convertirse en obstáculo para que todo un País permanezca en la penuria.

Al fin y al cabo, esto va más allá de la AEE. De lo que se trata es si todavía los puertorriqueños podemos sobreponernos a los retos de la crisis y trazar una ruta firme hacia el futuro. Si fallamos con la AEE, donde hay un gran consenso, olvidemonos de todo lo otro. Lo que nos espera es un terrible camino de oscuridad.

¿Cómo escogerás tú? Oriéntate y actívate y hazte sentir. Escoge un futuro brillante. Escoge a Puerto Rico.

El autor es presidente del Centro para Una Nueva Economía. Esta columna se publicó originalmente en el diario El Nuevo Día el 26 de marzo de 2014.

El costo de no hacer nada

Abogan por la comisión reguladora

CNE la presenta como la espina dorsal de la reforma energética propuesta.

Reportaje sobre la Conferencia Anual 2014 del Centro Para Una Nueva Economía (Noticias 24/7)

La Conferencia Anual del 2014 del Centro Para Una Nueva Economía se llevó a cabo el pasado 21 de febrero de 2014 en el Hotel Vanderbilt en San Juan, Puerto Rico y contó con la presencia de Joseph E. Stiglitz, Premio Nobel en Economía, como orador principal.

Boricuas: ¿Por qué buscan el norte? (CNN Español)

Entrevista en CNN Español a Deepak Lamba-Nieves, Director de Investigaciones para el Centro Para Una Nueva Economía (CNE).

Destacan al CNE como “Think Tank” en encuesta global de la Universidad de Pennsylvania

LogoCNE-issuu
El Centro para una Nueva Economía (CNE) figura como uno de los “think tanks” destacados por una prestigiosa encuesta que mide la ejecución de estas organizaciones en diferentes partes del mundo. El Índice, producido anualmente por el programa Think Tanks and Civil Societies de la Universidad de Pennsylvania, lleva a cabo la evaluación mediante criterios tales como impacto de análisis e investigación, calidad de publicaciones y alcance de divulgación pública. El CNE se destaca específicamente entre los “think tanks” en todo el mundo a los que se le debe seguir la pista por sus ejecutorias.

Más de 6,500 “think tanks”, así como 9,000 académicos, donantes públicos y privados, forjadores de política pública y periodistas de unos 150 países participaron en las nominaciones para esta encuesta. Se utilizaron cerca de 30 criterios, incluyendo la habilidad de las organizaciones para retar la sabiduría tradicional, su capacidad de generar ideas de política innovadoras y su rol introduciendo una nueva voz en el proceso de forjar política pública.

“Constituye un gran honor el hecho de que CNE se haya identificado como uno de los “think tanks” destacados toda vez que reconoce el impacto que está teniendo nuestro trabajo local y globalmente”, declaró el Presidente del Centro, Miguel Soto Class. Agregó que resulta de gran orgullo igualmente el que Brookings Institution lleve seis años consecutivos como el “think tank” global número uno en esta encuesta. Fue precisamente con Brookings que el CNE publicó en el 2006 un informe con recomendaciones para restablecer el crecimiento económico en Puerto Rico. READ MORE

Get our updates!