Reforma, información y transparencia

Magnifier over Figures

Por: Sergio M. Marxuach

Recientemente la administración de turno ha comenzado a divulgar selectiva y parcialmente algunos de los detalles de su propuesta para una reforma contributiva que presumiblemente generaría un alivio contributivo significativo. De acuerdo con la información que se ha divulgado en la prensa, los individuos con un ingreso devengado menor de $35,000 y los casados con ingresos devengados menores de $70,000—aproximadamente unos 835,000 contribuyentes—no tendrían que pagar impuestos sobre sus ingresos. Además, se reducirían las tasas marginales para los contribuyentes que devenguen ingresos en exceso de esas exenciones. El alivio contributivo total para este grupo se estima en unos $354 millones.

Ahora, eso no significa que estas personas no pagarían ninguna contribución. Primero, los patronos continúan obligados a retener un 7.65% de su salario por concepto de Seguro Social y Medicare. Además, los empleados gubernamentales también estarán sujetos a la retención de su aportación a su respectivo plan de retiro.

Más importante aún, se nos informa que el Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU) sería sustituido por un Impuesto de Valor Añadido (IVA). El IVA, de acuerdo con la información que se ha divulgado hasta ahora, aplicaría básicamente a todas las ventas de bienes y servicios en Puerto Rico con tres excepciones: bienes y servicios exportados, servicios financieros y el pago por concepto de alquiler de viviendas. Todo lo demás, por ejemplo, las medicinas recetadas, la matricula del colegio de los nenes, y los productos de la canasta básica alimenticia, tales como leche, pan, y huevos, tributaría a una tasa que se estima que como mínimo duplicaría la del IVU, lo que sería al menos un 14%. El gobierno ha anunciado, sin embargo, que “se pondera” establecer un crédito trimestral para mitigar el impacto del IVA sobre los contribuyentes de más bajos ingresos y que dicho crédito podría costar entre $500 y $600 millones. READ MORE

La degradación del debate público

social-media-image

Por: Sergio M. Marxuach

Daniel Patrick Moynihan, el ya fallecido senador por el estado de Nueva York, solía decir que en Estados Unidos se estaba definiendo “la normalidad hacia abajo”. La implicación de su advertencia era que había que subir los estándares de lo que la sociedad norteamericana esperaba de sus ciudadanos, de sus universidades, de sus políticos, en fin, de todas sus instituciones, si se quería evitar la decadencia de esa sociedad. Parece que el tiempo le ha dado la razón.

En Puerto Rico ha sucedido algo muy similar con la calidad de nuestro discurso público. Cada año la vara se baja más y más. A la mayoría de los ciudadanos no les interesa hacer preguntas o cuestionar lo que hacen nuestros gobernantes y repiten como papagayos lo que dicen los “yihadistas de su partido”, como les llama Benjamín Torres Gotay. En el mejor de los casos exigen que se les explique todo en “arroz en habichuelas”, en 140 caracteres o menos, o en reseñas periodísticas que no excedan 500 palabras.

Este fenómeno es interesante porque, de acuerdo con las estadísticas oficiales, los niveles de escolaridad en Puerto Rico han aumentado significativamente durante los últimos cincuenta o sesenta años. Sin embargo, la calidad del discurso público en Puerto Rico, y en muchos otros países también, se ha deteriorado peligrosamente durante ese mismo periodo. Le sugiero que vaya a la biblioteca de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y busque un microfilm de cualquier ejemplar del periódico El Mundo publicado en 1964. Se dará cuenta de inmediato que las noticias en aquel tiempo no se escribían en “arroz y habichuelas” y los editoriales y columnas de opinión usualmente excedían las 1,500 palabras. Todo esto en un Puerto Rico donde la tasa de escolaridad era aproximadamente la mitad de lo que es hoy. READ MORE

Solución

bring your people together

Por: Miguel Soto Class

Es mucha la gente que dice que ya no aguanta más.  Un periodo de depresión económica tan largo y traumático deja a cualquiera agotado y desmoralizado.  Lo peor de esta coyuntura de deterioro no necesariamente es la erosión de nuestro acervo productivo – el capital, la infraestructura, el recurso humano – sino la profunda depresión anímica que parece haberse apoderado de la gente. Son muchas las personas que a diario me dicen – en plano de desahogo – que ya no aguantan más, que no vale la pena seguir dándose contra la pared en un entorno económico que no solo es devastador, sino que tampoco da señales de mejorar en un futuro cercano.

Cuando escucho esto, pienso en el icónico lema británico de “Keep Calm and Carry On“.  Este se diseñó – aunque nunca se llegó a usar – durante la Segunda Guerra Mundial.  La idea era capitalizar sobre la llamada “flema británica” – esa capacidad de mantenerse calmado e impasible al momento de enfrentar las crisis – para fortalecer la moral del pueblo inglés ante el azote Nazi. 

Creo que si pensamos lo mal que la estamos pasando, basta con recordar el Blitz de Londres, el bombardeo sostenido con el que los Nazis intentaron doblegar a Gran Bretaña en un momento en el que era el único país que no había sucumbido a su ofensiva. El Blitz duró del 7 de septiembre de 1940 al 10 de mayo de 1941. En su momento más álgido, Londres fue abrumado diariamente por las bombas durante diez semanas corridas: entre septiembre y noviembre, la población soportó el aterrador asedio de un promedio de 160 bombarderos por noche y cientos de miles de bombas. Continuo. Sin parar. Al final, más de dos millones de casas habían sido destruidas y más de 50,000 personas se encontraban muertas o heridas. READ MORE

Economistas ven opciones para el BGF

el-vocero-logo

Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO – 4:00 am

Acuerdos bajo Alianzas Pública y Privada (APP’s), venta de activos y un reenfoque del Banco Gubernamental de Fomento parecen ser las opciones viables para devolverle a la institución bancaria la solvencia económica para aumentar su escaso flujo de efectivo actual de $232 millones.

Economistas entrevistados coinciden en que la viabilidad de estas y otras opciones dependerán mayormente de la confianza que los inversionistas tengan en la institución y la voluntad que tenga la Isla de quererlo hacer.

Para el economista Antonio Rosado una de las primera opciones de la Isla es la creación de una APP para el desarrollo de la PR- 52 de San Juan a Ponce, la cual pudría allegarle a la Autoridad de Carreteras y transporte (ACT) los $2,000 millones que le permitan saldar su deuda con el BGF y proveerle cierta liquidez. De igual manera, mencionó la opción de que la Autoridad de Edificios Públicos venda en el mercado secundario -a terceros- propiedades en desuso, con cuyos ingresos igualmente pueden liquidar deuda. READ MORE

Cómo funciona el Impuesto sobre Valor Añadido

Untitled

Traducido del inglés de: “How Does a ‘Value Added Tax’ Work, Anyway?” de Derek Thompson publicado en The Atlantic: http://www.theatlantic.com/business/archive/2010/03/how-does-a-value-added-tax-work-anyway/36834/

Aquí presentamos un ejemplo de cómo funciona el impuesto sobre el valor añadido (IVA):

Usemos como ejemplo una libra de pan que uno compra en la panadería por un dólar. Tenemos un agricultor, un panadero y un supermercado en la cadena de producción y el IVA equivale a un 10 por ciento.

  1. El agricultor cultiva el trigo y lo vende al panadero por 20 centavos. El IVA es 2 centavos. El panadero le paga al agricultor 22 centavos y el agricultor le paga 2 centavos de IVA al gobierno.
  2. El panadero hornea una libra de pan y se la vende al supermercado por 60 centavos. El IVA es 6 centavos. El supermercado le paga al panadero 66 centavos, de los cuales 6 son el IVA. El panadero le entrega al gobierno 4 centavos —paga 6 centavos de IVA, pero recibe un crédito del gobierno de 2 centavos.
  3. El supermercado vende la libra de pan a un dólar. Uno paga $1.10. El supermercado le remite al gobierno 4 centavos en total —los 10 centavos que recibió como IVA por su venta, menos los 6 centavos de IVA que le pagó al panadero, los cuales recibe como crédito. En total el gobierno recibe 2 centavos del agricultor, 4 centavos del panadero y 4 centavos del supermercado para un total de 10 centavos en una venta final de un dólar.

(In) Seguridad Económica

Por: Jennifer Wolff

empty-pockets

Hace poco el académico norteamericano Michael Sherraden decía que Estados Unidos enfrenta un enorme reto de imaginación. Sherraden es un estudioso de la pobreza, la inseguridad económica, y los programas de apoyo a las familias de escasos recursos, y su reflexión se produjo al pasar revista sobre los enormes costos humanos que la recesión de 2007 tuvo y sigue teniendo sobre los pobres, los trabajadores, y los hogares de ingresos bajos norteamericanos. Para éstos, la nueva configuración de la economía ha dejado un nefasto legado de desigualdad, inseguridad e inmovilidad que obliga a replantear no solo cómo se piensa en la precariedad económica, sino cómo se conforman los programas de asistencia social, y a quienes se dirigen.

Su diagnóstico resulta muy apropiado para Puerto Rico, donde el deterioro de los últimos ocho años – durante los cuales la economía se ha reducido en un 12%, los activos financieros han decrecido por $ 67,000 millones, y al menos 125 mil puestos de empleo se han perdido – ha tenido repercusiones particularmente agudas para muchas familias. READ MORE

Palabras pobres

Por: Nydia Suárez Marín

fam_hous

Foto por F.H. Wadsworth del International Institute of Tropical Forestry, U.S. Forest Service, Rio Piedras, Puerto Rico

Hay palabras que se quedan cortas para representar su significado. Sobre todo en tiempos cambiantes. Pobreza es una de ellas.

Resulta complicado debatir sobre el pobre o la pobreza cuando quienes participan en el diálogo público y sus respectivas audiencias posiblemente no han ajustado sus imágenes mentales a nuevos parámetros y marcos de referencia.

Tal vez por eso es que se ha polarizado la discusión sobre quiénes son los pobres en Puerto Rico y quiénes tienen o no derecho a hablar del tema. Y a lo mejor esta violencia verbal que hemos observado en los dimes y diretes sobre la pobreza pueda ser la gran oportunidad para redefinir bajo los estándares actuales lo que quiere o no quiere decir ser pobre. O mejor aún buscar parámetros que definan mejor la realidad de Puerto Rico sobre la pobreza. READ MORE

Impuestos

Por: Miguel A. Soto Class

Tengo un amigo que dice que las elecciones se deben celebrar el 16 de abril. Según él, ese es el mejor día pues los votantes tienen fresco en sus mentes lo que tuvieron que pagar en impuestos, lo cual pone en severo relieve la relación ciudadano/ gobierno y la importancia de votar. No me imagino que habrían muchas administraciones que revalidarán bajo ese sistema.

Desde hace tiempo Puerto Rico necesita reestructurar su Código de Rentas Internas, una maraña sedimentada de impuestos, sobretasas, exenciones, y deducciones que no recauda lo que tiene que recaudar y no fomenta lo que tiene que fomentar. Ahora, para que la Reforma cumpla con su cometido – para que sirva para apuntalar las finanzas del País, fomentar la inversión, e incentivar el trabajo y el ahorro – tiene que cumplir con unos preceptos básicos.

Primero, la reforma debe ser profunda, de gran alcance, e incluir todos los componentes: las contribuciones sobre ingresos de los individuos y las corporaciones, los arbitrios, los impuestos a las ventas y los impuestos a la propiedad. READ MORE

Ahorro, endeudamiento y activos

Por: Sergio Marxuach. Director de Política Pública del Centro para una Nueva Economía.

En años recientes, numerosas personalidades académicas, políticas y del sector privado, basándose en nuevas teorías sobres los efectos sociales positivos del ahorro, han clamado por una reorientación del debate sobre el bienestar social (welfare) y los programas de beneficencia en los Estados Unidos y otras naciones industrializadas.

Temprano en la década de los noventa, diversas comunidades académicas comenzaron a desarrollar un nuevo paradigma enfocado en el ahorro y la acumulación de activos para analizar y atender temas importantes como la pobreza y autosuficiencia.

Los nuevos enfoques se basan en una creencia firme de que los programas y estrategias actuales han logrado muy poco cuando tomamos en consideración las vastas cantidades de fondos invertidos y la perenne existencia de problemas socioeconómicos como la alta incidencia de pobreza en el caso de Puerto Rico.

Según el análisis académico, muy pocas personas han salido de la pobreza gastando sus ingresos. Aquellos que logran salir lo hacen ahorrando e invirtiendo para lograr metas a largo plazo. READ MORE

Cuesta arriba recuperar la confianza

el-vocero-logo
Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO –
Cerca de una década le tocará a Puerto Rico alcanzar un mejor grado de inversión, según el análisis del economista Sergio M. Marxuach, director de Política Pública en el Centro para una Nueva Economía (CNE).

Marxuach sostuvo que es muy difícil predecir  hasta cuándo se extenderá la recesión económica, no obstante al analizar las crisis de estados como Nueva York, Filadelfia y Washington, que tomaron aproximadamente seis años en recuperar su grado de inversión, entiende que a la Isla le podría tomar entre cinco a siete años más.

Destacó que al revisar la historia más reciente, la situación económica que vive la Isla se veía venir hace tiempo pero no se hizo nada para evitarlo, por lo cual no queda otra opción que pagar las consecuencias luego de varias décadas de mala administración.

Uno de los planteamientos señalados hace mucho tiempo por el CNE fue precisamente la situación de las corporaciones públicas, principalmente la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), la cual entiende ha empeorado marcadamente su situación al no poder cumplir con sus bonistas por primera vez en su historia.
READ MORE

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: