Cambiando la conversación sobre la pobreza en Puerto Rico

empty-pockets

Por: Deepak Lamba Nieves

A pesar de que somos un país con altas tasas de pobreza, lamentablemente sabemos muy poco sobre este tema. Algunos estudiosos locales han elaborado investigaciones que arrojan alguna luz, pero cómo se lidia desde la pobreza, qué estrategias se utilizan para vivir dignamente bajo la inseguridad económica y cuáles son las rutas que se identifican para salir del atolladero son interrogantes que han sido desatendidas por gran parte de la comunidad intelectual y la mayoría de los oficiales del sector público; incluso los encargados de atender la inopia en la isla.
READ MORE

Una mirada profunda a la complejidad migratoria

foto migracion

Por: Deepak Lamba Nieves

Resulta extraño que en un país donde escasean la producción y divulgación de cifras necesarias y fiables exista una especie de obsesión con ciertos números. Más aún si el tema sobre el cual se contabiliza es uno espinoso, que levanta roncha e incomoda con facilidad como el de la migración boricua al extranjero.

Desde que el Buró del Censo declaró que Puerto Rico era una de dos jurisdicciones “estatales” encuestadas que habían perdido población durante la primera década del siglo, se desató una fascinación con computar el éxodo. El entusiasmo estadístico le abrió paso rápidamente a la confección de estribillos escandalosos y dramáticos que sirvieron para acentuar y darles calor a las frías cifras. Entre los más populares y terriblemente caricaturescos del catálogo se encuentran: “Gueto de viejos y pobres”, “un pueblo desangrado” y “fuga de cerebros”. La fórmula editorial funcionó, hasta cierto punto. Los cálculos y las frases trilladas alarmaron a las masas, generaron sensación y, más importante aún, ayudaron a engordar el morbo y los “ratings”. A pesar de sus éxitos relativos, el ejercicio no logró uno de los cometidos más necesarios: abrirle paso a una conversación seria sobre la complejidad de la migración isleña contemporánea. Sin lugar a dudas, diversas fuentes apuntan a que el número de personas que han decidido emigrar desde la isla hacia otras latitudes ha aumentado considerablemente durante casi una década, y a un paso más rápido que los que vienen de retorno o por vez primera. Con poco espacio para la ambigüedad, los datos indican que estamos ante una nueva ola migratoria, distinta a los otros grandes traslados que se dieron en las décadas del 1950 y 1960. Hasta ahí estamos casi todos en sintonía. No obstante, tan pronto pasamos de la descripción al análisis es que el asunto se complica. READ MORE

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: