Church

Por Miguel Soto-Class

En mi vida han existido varias personas que han tenido influencia en mi desarrollo personal y profesional. Sin embargo, pocas han tenido tanto impacto como lo tuvo mi primer jefe, socio fundador del Centro para la Nueva Economía, y gran amigo: Churchill G. Carey, Jr.

Continue reading “Church”

Esperanza

Por Miguel Soto-Class

En los últimos años Puerto Rico ha perdido el dieciocho porciento de sus empleos, el doce porciento de su Producto Nacional Bruto (PNB) y el dos porciento de su población. Los activos de los bancos han bajado diecisiete porciento y la carga combinada de la deuda publica y las pensiones es la más alta en los Estados Unidos siendo igual a 94% del PNB, 108% del ingreso personal disponible de Puerto Rico, y 7 veces los recaudos totales de nuestro fondo general.

Continue reading “Esperanza”

Razonable

No conozco a nadie en estos momentos que esté contento con la Autoridad de Energía Eléctrica. Ni las otras agencia de gobierno, ni siquiera muchos de sus propios empleados, y de la ciudadanía en general ni se hable. Se está desarrollando una indignación popular ante los abusos de esa corporación pública y ante las posturas de prepotencia que han asumido que difícilmente amainarán.

Continue reading “Razonable”

Oye

Hace poco uno de mis amigos más cercanos me regaló el libro “Del tercer mundo al primero”, de Lee Kuan Yew, quien fue primer ministro de Singapur por treinta años.

Continue reading “Oye”

Ponte a trabajar

Aunque es vergonzoso para mí aceptarlo, debo admitir que mi primera reacción cuando veo a alguien pidiendo en las calles o en televisión exigiendo que el Gobierno les resuelva un problema es decir: “¡Que se pongan a trabajar!”.

Toda mi vida me han dicho que para salir de la pobreza hay que trabajar. Sin embargo, he aprendido que el asunto es más complejo. En el 2005, más de 1.6 millones de personas en Puerto Rico se encontraban en o bajo la línea de la pobreza que establece el Censo de los Estados Uni- dos. Esto quiere decir que cerca del 43% de la población era pobre. Aunque estas cifras se reseñan a menudo, co- nocemos muy poco sobre quiénes son los pobres. Más importante aún, se ignoran categorías fundamentales co- mo “trabajadores pobres” que incluyen a personas ma- yores de 16 años y que trabajan mitad del año o más, pero no reciben suficientes ingresos para salir de la penuria. Continue reading “Ponte a trabajar”