Impuestos y deudas

broken_piggy_bank

La decisión de aumentar el IVU a 11.5%, y de implantar un IVA con esa tasa comenzando en abril de 2016, ha generado un debate destemplado sobre los méritos y defectos del IVU, el IVA, y el arbitrio general en los puntos de entrada a Puerto Rico. Sin embargo, en todo este debate se ha ignorado que el componente que más ha contribuido al aumento incremental en los gastos del Fondo General durante los últimos años ha sido el servicio de la deuda de los bonos de obligación general, cuyo repago tiene preferencia sobre cualquier otro gasto del gobierno de acuerdo con el artículo VI, sección 8 de nuestra Constitución.

Linaje colonial

Esta preferencia en el pago del servicio de la deuda se remonta al párrafo 19 de la sección 34 de la Ley Jones de 1917, que establecía un orden de preferencia en el pago de las obligaciones del gobierno de Puerto Rico—sujeto a una determinación contraria del gobernador—en caso de que los recaudos del gobierno resultaran insuficientes para cubrir los gastos presupuestados.

Esa sección de la Ley Jones establecía que “los gastos ordinarios de los departamentos legislativo, ejecutivo y judicial del gobierno estatal, y el interés sobre cualquier deuda pública, deberán ser pagados primeros en su totalidad.” De acuerdo con José Trías Monge, esta disposición la incluyó John Franklin Shafroth, ex-gobernador de y senador por el estado de Colorado, y “calca esencialmente las disposiciones del artículo V, sección 13 de la Constitución de Colorado de 1876, modelo preferido de Shafroth.” (José Trías Monge, Historia Constitucional de Puerto Rico, Vol. II).

En este contexto es importante también reseñar dos coincidencias históricas. Primero, los “acuerdos de sindicatura aduanera” suscritos a principios del siglo 20 por Estados Unidos, inicialmente con la República Dominicana y unos años más tarde con Haití, establecían igualmente una preferencia para el pago del interés sobre y la amortización de la deuda pública de esos países, que había sido refinanciada por bancos norteamericanos para evitar la intervención de poderes europeos en este hemisferio; y, segundo, que la aprobación de la Ley Jones ocurrió contemporáneamente con la ocupación militar por Estados Unidos de Haití en 1915 y de la República Dominicana en 1916 para, entre otras cosas, asegurar el cumplimiento con dichos acuerdos aduaneros. (Victor Bulmer-Thomas, The Economic History of the Caribbean Since the Napoleonic Wars). READ MORE

Ponencia del CNE ante el Senado sobre la Reforma Contributiva 2015

A continuación la ponencia presentada por el Centro para una Nueva Economía ante el Senado de Puerto Rico sobre la Reforma Contributiva 2015.
CNE-DownloadPublication-Button

O lea el documento a continuación:

Reforma Contributiva 2015

RESUMEN DE LA PONENCIA DEL CNE ANTE EL SENADO SOBRE EL PROYECTO DE REFORMA CONTRIBUTIVA

La propuesta Ley de Transformación del Sistema Contributivo (PC2329 y PS1304) es un intento serio de llevar a cabo un cambio integral del sistema contributivo. La implementación de un IVA de base amplia hace mucho sentido y podría ser el primer paso para comenzar una reforma estructural de la economía de Puerto Rico ya que fomentaría la reducción del consumo privado y aumentaría el ahorro y la inversión.

Sin embargo, el proyecto presentado tiene una serie de problemas profundos que ameritan que el mismo sea repensado y reconsiderado:

Primero, el proceso ha estado caracterizado por la falta de transparencia e información adecuada. La confusión y desinformación pública que se evidencia en el debate público actualmente se debe en gran parte a la decisión desatinada del gobierno de no hacer público el informe en los inicios de la discusión. Peor aún, el proyecto de ley promueve la falta transparencia en el mismísimo cobro del IVA. READ MORE

Análisis del estudio de KPMG

UntitledPor: Sergio M. Marxuach

En esta entrada de nuestro blog describimos el escenario base para la reforma contributiva propuesta por KPMG, analizamos si esa propuesta cumple con los objetivos básicos para una reestructuración del sistema tributario puertorriqueño esbozados por el Dr. Ramón Cao en su libro, Impuestos en Puerto Rico: treinta años de experiencias y estudios (2004) y presentamos algunas preocupaciones que tenemos con la propuesta de KPMG.

El escenario base de KPMG

El escenario base propuesto por KPMG consiste de los siguientes elementos. Primero, la implementación de un impuesto al valor añadido (“IVA”) con una tasa de 16% aplicado a una base amplia. KPMG recomienda que el IVA aplique a todos los bienes y servicios excepto aquellos para la exportación, los servicios financieros, los pagos por el alquiler de una residencia, la electricidad, el agua, el combustible, y los servicios hoteleros. Además, propone que las ventas hechas por los pequeños negocios estén exentas del IVA. READ MORE

Impuestos

Por: Miguel A. Soto Class

Tengo un amigo que dice que las elecciones se deben celebrar el 16 de abril. Según él, ese es el mejor día pues los votantes tienen fresco en sus mentes lo que tuvieron que pagar en impuestos, lo cual pone en severo relieve la relación ciudadano/ gobierno y la importancia de votar. No me imagino que habrían muchas administraciones que revalidarán bajo ese sistema.

Desde hace tiempo Puerto Rico necesita reestructurar su Código de Rentas Internas, una maraña sedimentada de impuestos, sobretasas, exenciones, y deducciones que no recauda lo que tiene que recaudar y no fomenta lo que tiene que fomentar. Ahora, para que la Reforma cumpla con su cometido – para que sirva para apuntalar las finanzas del País, fomentar la inversión, e incentivar el trabajo y el ahorro – tiene que cumplir con unos preceptos básicos.

Primero, la reforma debe ser profunda, de gran alcance, e incluir todos los componentes: las contribuciones sobre ingresos de los individuos y las corporaciones, los arbitrios, los impuestos a las ventas y los impuestos a la propiedad. READ MORE

Presupuesto

saving-money-spending-fast

Por: Jennifer Wolff

Cuadrar el presupuesto anual del gobierno de Puerto Rico se ha convertido en un ejercicio similar al de Sísifo, aquel personaje mitológico condenado a cargar un enorme peñón hasta el tope de una montaña por toda la eternidad. Hay que reconocer el esfuerzo por cortar grasa y buscar ingresos con el propósito de reestablecer (aunque sea un poquito) la confianza de las firmas acreditadoras en nuestra capacidad para poner la casa en orden. Sin embargo, a pesar de los avances en indicadores muy importantes, la magnitud de la meta de balancear el presupuesto parece rebasar los esfuerzos por alcanzarla.

Todos los años el Centro para una Nuevo Economía (CNE) analiza el presupuesto gubernamental utilizando 10 variables. En muchos, ha habido logros significativos: el presupuesto consolidado para el 2015 será apenas .9% mayor que el del 2011, mientras que los ingresos del Fondo General habrán logrado incrementarse por poco más de 23%. La proporción del Fondo General destinada a pagar la nómina habrá disminuido significativamente (de 45% en 2011 a un 36% para el 2015); el uso de fondos no-recurrentes para cuadrar el presupuesto se habrá reducido dramáticamente (de 15% este año fiscal a menos del 6% el próximo); y la magnitud del déficit estructural se habrá recortado en la monumental proporción de 54% en apenas cuatro años (la mayor parte entre el año fiscal que termina ahora y el próximo que comienza: un verdadero tratamiento de ‘shock’).

Sin embargo, a pesar de la creciente (y tortuosa) disciplina fiscal, la meta de lograr que el presupuesto quede balanceado estructuralmente – esto es, que los gastos correspondan estrictamente a los ingresos recurrentes en los que se puede depender año tras año – parece ser (como para Sísifo) una meta cada vez más inalcanzable. El CNE calcula que para el próximo año fiscal el déficit estructural estará todavía en el orden de $ 578 millones. La razón es que el espiral de endeudamiento de estas décadas fue monumental: desde el 2000 hasta el 2014, la deuda pública creció 200%, mientras que el Producto Nacional Bruto creció apenas un 75%. READ MORE

Cero parchos: la degradación requiere una verdadera reforma contributiva

noticel
Por: Laura M. Quintero

La crisis fiscal en la que se encuentra el país, luego de décadas de financiar su presupuesto a base de deudas que hoy ascienden a $70,000 millones, representa una oportunidad para implementar una verdadera reforma contributiva que evalúe con transparencia la efectividad de los diferentes impuestos y medidas de recaudo. En el proceso, el gobierno necesita un plan de concertación social para dejar las improvisaciones a corto plazo.
Así lo aseveró Sergio Marxuach, del Centro para una Nueva Economía (CNE), quien insistió en que hay que evaluar todas las medidas de recaudo, desde el Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) hasta el impuesto sobre la renta y propiedad. No se trata únicamente de atender el problema de la evasión contributiva, sino también de medir la efectividad de toda la gama de deducciones, créditos y tasas especiales que se ofrecen a las corporaciones con el objetivo de generar actividad económica.

sergio, miguel, noticel

Desde la izq; Sergio Marxuach y Miguel Soto (Josian Bruno/NotiCel)

El CNE presentó, en conferencia de prensa, el miércoles un estudio sobre la crisis fiscal de Puerto Rico en 2006. El grupo recordó, un día después de que la agencia Standard & Poor´s degradara el crédito de la isla, que las recomendaciones que hicieron en ese entonces siguen vigentes ocho años más tarde, en que la deuda ha aumentado 62% y la economía ha disminuido un 14%.

READ MORE

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: