Explicando la Reforma Energética

659_1277483257_energia-electrica-2-(f) Por Sergio M. Marxuach Actualmente se están discutiendo tres proyectos de ley para crear una Junta Reguladora de Electricidad en Puerto Rico. El P. del S. 837, presentado por el presidente del Senado; el P. del S. 882 presentado por el Gobernador; y en la Cámara de Representantes se ha radicado el P. de la C. 1457 para lograr objetivos similares. Todos surgen del creciente reclamo público para la creación de un ente externo que fiscalice a la Autoridad de Energía Eléctrica y que regule la industria eléctrica en la Isla. ¿Por qué es necesario crear una Junta Reguladora de Electricidad? Un regulador robusto e independiente es crucial para asegurar el interés público frente a un ente tan opaco y arbitrario como la Autoridad de Energía Eléctrica y para asegurarle a Puerto Rico todo un abanico de opciones futuras: desde integrar nuevos productores de energía al sistema de la Autoridad de Energía Eléctrica, como se hace al momento, hasta abrir ciertas áreas a competencia. Además, un regulador externo que supervise la Autoridad de Energía Eléctrica obligaría a la agencia a reducir sus costos y a llevar a cabo sus operaciones con mayor eficiencia a largo plazo, en lugar de simplemente aumentar continuamente las tarifas para poder cumplir con el servicio de su deuda y pagar sus otras obligaciones. Finalmente, una junta reguladora permitirá que Puerto Rico pueda encaminar un proceso de planificación energética a largo plazo – algo que la AEE ha sido incapaz de hacer hasta el momento. READ MORE

Reforma eléctrica en tiempos de crisis: un análisis que identifica el marco adecuado para Puerto Rico

2014-ReformaElectrica-640 Por: Sergio Marxuach La degradación del crédito de Puerto Rico ha hecho más urgente la necesidad de reformar de forma profunda y verdadera el sistema eléctrico en Puerto Rico. Un sistema eléctrico eficiente, transparente y accesible es esencial para la recuperación económica de Puerto Rico, algo que a su vez resulta imprescindible para la estabilidad fiscal del gobierno. Es importante actuar, pero es preciso hacerlo sin improvisar, con análisis y pleno conocimiento de las opciones. Es por esto que el Centro para una Nueva Economía (CNE) ha comenzado a trabajar con el Regulatory Assistance Project (RAP), una organización sin fines de lucro destacada en Vermont especializada en los aspectos regulatorios y técnicos de la industria eléctrica. El RAP está compuesto por expertos que han trabajado como reguladores y que tienen vasta experiencia. Han desarrollado proyectos alrededor del mundo: en EEUU, Europa, China, India Brasil y Sur África, entre otros.  Tienen experiencia en desarrollar políticas públicas para los sistemas eléctricos que promueven la eficiencia, confiabilidad, equidad y protección ambiental. CNE ha estado trabajando con RAP para identificar las mejores prácticas que se han desarrollado en el mundo en términos de marcos regulatorios y ofrecer recomendaciones para Puerto Rico que estén fundamentadas en el análisis empírico. A esos efectos, el RAP ha desarrollado un primer documento: “The Role of a Power Sector Regulator to Strengthen Sector Performance in Puerto Rico”. El mismo identifica los poderes y responsabilidades esenciales que debe tener la Junta o Comisión Reguladora que se cree para supervisar el mercado eléctrico en Puerto Rico. READ MORE

Ponencia ante la Comisión de Asuntos Enérgeticos y Recursos de Agua Senado de Puerto Rico sobre el P. del S. 882

  CNE-DownloadPublication-Button

La AEE y el futuro energético de Puerto Rico

   Por Sergio M. Marxuach

Sin un servicio de energía eléctrica de alta calidad, confiable y a un costo razonable, va a ser muy difícil, por no decir imposible, promover el desarrollo económico de Puerto Rico de manera sostenible y a largo plazo.  Para lograr ese objetivo es necesario re-estructurar a fondo la Autoridad de Energía de Eléctrica, que opera como un monopolio auto-reglamentado desde 1941 y también controla y reglamenta el mercado eléctrico en Puerto Rico.

Recientemente ha comenzado un debate público sobre cómo re-estructurar dicha agencia.  Desafortunadamente, como sucede muchas veces en Puerto Rico, este debate ya ha generado algo de controversia, mucho análisis desinformado y muy poca reflexión sobre la situación energética del País. Peor aún, en vez de entablar un diálogo abierto y honesto, se ha comenzado a dividir la opinión pública en dos campos que empiezan a atrincherarse en sus respectivas posiciones, sin necesariamente haber examinado críticamente sus premisas, las que muchas veces son erróneas y permanecen inarticuladas. READ MORE

Clinton, la AEE y la energía verde

CONVERSATORIO-ENERGIA-AGP-CLINTON-13-e1374152422341 Por Sergio Marxuach La visita del ex-presidente Clinton generó, como era de esperarse, algo de controversia, mucho análisis desinformado, y muy poca reflexión sobre la situación energética del País. De entrada, es preciso notar que el modelo financiero y operacional de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) ha llegado a su límite. De hecho, la situación financiera de la AEE la coloca al borde de la quiebra. De acuerdo con los estados financieros auditados más recientes, durante el año fiscal 2012 la AEE reportó: -Una pérdida neta de $346 millones; -Un aumento en sus obligaciones a corto plazo (“current liabilities”) de 14.08%; -Una reducción en su patrimonio neto (“net assets”) de 200.4%; -Una reducción en sus ingresos operacionales (“operating income”) de 21.4%; y -Una reducción en el flujo de efectivo producto de las operaciones (“operating cash flow”) de 84.1%. Además, la AEE a duras penas puede cumplir actualmente con los convenios acordados con sus bonistas, los que la obligan a mantener un “debt service coverage ratio” de 1.2 veces el interés y principal que vence el próximo año fiscal. Todo esto apunta a que la AEE tendrá que aumentar en un futuro bastante cercano la tarifa básica, que no se ha modificado desde 1989, de un promedio de 6 centavos actualmente a tal vez 9 o 9.5 centavos para cumplir con todas sus obligaciones. Ese sería el momento ideal para re-estructurar radicalmente la AEE. Primero, es imperativo cambiar el marco regulatorio del sector energético en Puerto Rico. La junta de gobierno de la AEE no puede ser juez y parte al establecer las reglas de juego. El presidente Clinton, de hecho, menciona en su libro Back to Work: Why We Need Smart Government for a Strong Economy (2011), que la falla de algunos estados en adoptar modelos regulatorios de avanzada “means the ratepayers are getting shafted and lots of jobs are being left on the table, but politicians get away with it because so few people understand the economics of energy.” El cambio del marco regulatorio abriría el paso a la transición hacia el uso de gas natural, y de manera paralela, al uso de tecnologías alternas renovables para la generación de electricidad. Este proceso, como reseñó el ex-presidente Clinton, debe hacerse de la manera más transparente posible, algo que la AEE no está acostumbrada a hacer. Los contratos deben ser públicos, así como los requisitos técnicos, legales, y financieros de los proponentes de los proyectos de energía renovable. No es cierto que “lo que dijo Clinton es lo que hemos venido haciendo en la AEE”, y mucho menos que la AEE está “encaminada hacia lo que el ex-presidente menciona”. No basta con decir que la AEE ha “firmado mas de 60 contratos de energía renovable”. Tercero, la investigación y desarrollo de tecnologías de energía verde son también una fuente de innovación, crecimiento económico y empleos. Para lograr desarrollar esta industria es necesario establecer en Puerto Rico un centro de investigación y desarrollo de energía verde de clase mundial, preferiblemente en el Recinto Universitario de Mayagüez. El ex-presidente Clinton mencionó que su fundación estaría dispuesta a contribuir fondos para establecer dicho centro de estudio. La prensa, desafortunadamente, no le prestó atención a esa oferta, lo que en mi opinión fue lo más importante que dijo Clinton. Recomendamos que el gobierno de Puerto Rico le dé seguimiento a esta oferta. Finalmente, Clinton nos dijo que nueva reglamentación a nivel federal y protocolos a nivel internacional, producto de la aceleración del cambio climático, eventualmente van a forzar a Puerto Rico a cambiar radicalmente su modelo energético. Todavía estamos a tiempo para desarrollar un plan energético nacional, adelantarnos a los cambios que se proyectan actualmente, y evitar tener que tomar medidas drásticas y poco pensadas, a toda prisa, y sumamente costosas en el futuro. Creo que nos incumbe a todos los puertorriqueños reflexionar sobre lo que dijo el ex presidente Clinton, no porque lo dijo “un americano” sino porque es un tema de urgencia que hemos tratado de manera muy superficial en Puerto Rico por mucho tiempo.   El autor es director de Política Pública en el Centro para una Nueva Economía.

Repensando la AEE

2111
El modelo de gobernanza de las corporaciones públicas no está funcionando.
Nadie representa a los accionistas (el pueblo), nadie vela por el fiel cumplimiento de los objetivos de política pública, muchas dependen de subsidios del gobierno central. Lee aquí la presentación del CNE, 'Repensando la AEE'.
PREPA Presentation 11 de febrero de 2013(3)

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: