Los misterios de tu factura

Ésta página fue elaborada con información válida al 1 de noviembre de 2013 y no incluye cambios que haya hecho la AEE a las fórmulas luego de esa fecha.

Pero tu factura tiene MISTERIOS. Conócelos.

Este es uno de los grandes misterios de la factura de la luz.

La fórmula de la compra de combustible es una fracción:

¿Cómo?

Con esta fórmula que es uno de los mayores misterios de la AEE: la fórmula de ‘Ajuste por Combustible’.

¿Ajuste o desajuste?

Si la Autoridad pierde electricidad, sea por ineficiencia, por robo de luz o porque el consumo en el País ha ido bajando, al final del mes te cobra todas esas pérdidas ajustando el ‘Ajuste’ y desajustando tu presupuesto familiar porque no tienes forma de saberlo con anticipación.

O sea, que como los abonados pagan mensualmente por las ineficiencias, pérdidas y robos, la Autoridad no tiene un incentivo para ser eficiente.

No importa lo que pase, la AEE siempre puede pasarte la factura.

En los Cargos por Compra de Energía, la AEE usa otra fórmula donde te cobra por la electricidad que le venden compañías privadas que producen energía con carbón, gas, sol y viento.

Dos de las plantas generadoras privadas, AES y EcoEléctrica, producen el 32% porciento de la electricidad que se vende en Puerto Rico.

La producen a $0.09 el kwh y la AEE te la vende entre $0.26 y $0.30.

O sea, que la AEE compra la energía barata pero, con sus fórmulas, le añade cargos que no te explica.

No importa cuán barata se produzca la electricidad la AEE tiene la facultad de cobrarte lo que quiera por el kilovatio.

O sea que mientras ella misma siga determinando los precios y regulando el mercado, integrar productores más eficientes no será garantía de una factura más económica.

Así las cosas, resulta que más o menos el 33% de tu factura – uno de cada tres dólares que pagas –corresponde a los cargos ocultos en estas fórmulas.

Si quieres calcular cuánto le pagas a la AEE en cargos ocultos usa esta fórmula:

Calcula:
si pagas $3,000 al año en electricidad, ¡estás pagando $1,000 en cargos ocultos!

En 5 años, la AEE le ha cobrado a sus abonados $5,000 millones en cargos adicionales que no tienen que ver con el consumo de electricidad, ni con la compra de combustible, ni con la compra de energía.

Lo increíble
es que cada año
la AEE cobra más
en cargos ocultos.

¿Cuál es el gran secreto detrás del cantazo?

Que más allá de que tú y tu familia controlen el uso de energía,   

o que el costo del petróleo suba o baje en el mercado mundial,

o que incorporemos nuevos productores de energía,

mes tras mes, la AEE seguirá propiciándote un cantazo eléctrico en el bolsillo. 

La demanda de electricidad en Puerto Rico ha disminuido por distintas razones: negocios que han cerrado, clientes que se han ido del País, etc. Sin embargo, de todos modos, la AEE nos sigue cobrando lo que ha dejado de vender.

A pesar de poder hacer lo que quiera con nuestras facturas e imponernos cargos ocultos, la AEE cada vez es menos solvente y tiene más pérdidas. Lo que nos está sacando del bolsillo parece irse por un agujero.

¡Un billón de dólares en pérdidas en 4 años!

Las casas acreditadoras han ido devaluando su crédito hasta sólo un eslabón por encima de chatarra. ¿Qué significa esto? Que, a pesar de que la AEE te exprime el bolsillo, le cuesta cada vez más caro tomar prestado para darle mantenimiento a las plantas y modernizar sus sistemas.

Porque la AEE es un monopolio que se regula a sí mismo y no tiene que rendirle cuentas a nadie.

Es como dejar el cabro velando las lechugas.

  • Decide qué empresas entran como suplidoras de energía y cuáles no, a quiénes conecta y a quiénes no.
  • Decide sobre las impugnaciones que se hacen sobre sus decisiones.
  • Mantiene operantes algunas de sus plantas más antiguas, que producen electricidad a costos altísimos.
  • Decide ella misma las tarifas que cobra.
  • Pasa juicio sobre las querellas que radica la ciudadanía en torno a sus propios errores e ineficiencias.

En Puerto Rico, la AEE funciona como un sistema cerrado y se encarga de todo. ¡Es ‘guardia y portero’ de todo el sistema eléctrico!

  • Hace la política pública sobre energía.
  • Produce, transmite y distribuye la electricidad.
  • Regula el mercado eléctrico: decide quién entra o quién no y establece las tarifas.
  • Se supervisa a sí misma.

¿Cómo se hace en el resto del mundo?

Otros países con sistemas eléctricos funcionales tienen algo en común: han separado el trabajo de regulación del de operación.

Hay tres niveles: el Gobierno hace la política pública; un operador o varios producen, transmiten y distribuyen la electricidad; y un tercer ente regula el mercado, supervisando a los operadores y asegurándose de que el sistema sea eficiente y equitativo para los abonados.

En el resto del mundo, este ente externo es el que establece las tarifas y los parámetros de operación del sistema, asegurando que sean justos, eficientes y seguros.

¿Qué podemos hacer?

La solución a tu factura no es algo demasiado complicado. Sencillamente la AEE no puede seguir velándose y regulándose a sí misma.

Nosotros en el Centro para una Nueva Economía llevamos años analizando la situación de la AEE y recomendamos separarla de la regulación del mercado eléctrico.

¿Cómo?

Por vía de un ente regulador independiente.

¿Qué exactamente haría este cuerpo regulador?

Supervisar a la AEE y a todos los entes que sean parte del sistema eléctrico.

Para que sea efectivo y realmente transformador, el organismo regulador debe ser completamente independiente de la AEE, y tiene que regular mucho más que sus tarifas.

Su función sería:

  1. Establecer tarifas justas sin cargos ocultos o ‘cosas raras’ que le pasen al consumidor los costos por ineficiencia o robo de electricidad.
  2. Pasar juicio imparcial y desinteresado sobre las querellas y disputas de todos los participantes del mercado eléctrico en Puerto Rico.
  3. Crear y regular las condiciones para la integración de otros productores al sistema.
  4. Imponer parámetros de eficiencia y transparencia. Proveer apertura y acceso público a toda la información financiera y operacional de la Autoridad.
  5. Fiscalizar las operaciones de la AEE para que integre a los productores más eficientes, costo-efectivos y seguros en términos ambientales.
  6. Decidir quién puede conectarse al sistema eléctrico incluyendo a los abonados industriales, comerciales y residenciales que produzcan su propia electricidad.

 

“¿Regular es privatizar?” “¿Es lo mismo que abrir el mercado a competencia?”

¡NO!

La regulación y la privatización son cosas muy distintas.

Regular es establecer y supervisar las reglas de juego, los parámetros de cómo llevar a cabo las operaciones de forma justa y equitativa.

La regulación es esencial en todos los tipos de mercado:

  • cuando hay un monopolio público, como en nuestro caso,
  • cuando hay un mercado abierto, o libre competencia entre muchas compañías privadas,
  • cuando hay sistemas híbridos, que son una mezcla de entes públicos y compañías privadas.

Un regulador funciona como un árbitro en cualquiera de estos tipos de mercado.

Edúcate. Participa. Reclama.

Con transparencia, otra factura es posible.

#losmisteriosdetufactura

Comparte nuestros memes

Oprime este enlace para explorar más contenido
relacionado a energía.