El mejor regalo

Mamá siempre nos decía a mí y a mis hermanas que el mejor regalo que le podíamos otorgar era mantener la casa recogida y en orden. Ahora que soy papá de dos preescolares, la entiendo mejor. De hecho, mi esposa y yo nos hemos resignado a no decorar la casa al menos por los próximos cinco años. ¿De qué vale decorar si eventualmente lo van a manchar con crayola?

Pasión y lucro

Dicen que la película de Mel Gibson, “La pasión”, cambió la vida de muchas personas. Se habla hasta de personas que, luego de ver la película y llenos de culpa, se entregaron a la Policía porque habían cometido crímenes y por un tiempo habían logrado burlar a las autoridades.

Por ahí viene el temporal

Lo bueno de los huracanes es que te dan tiempo para prepararte. No se han juntado completamente dos nubes en las cosas de África cuando ya en Puerto Rico estamos comprando salchichas y llenando la bañera de agua. Ya quisieran los que sufren de terremotos y tornados tener una semana para contemplar si hacerle caso o no.

Una buena idea

Cualquier director, gerente o alto ejecutivo, ya sea del gobierno o del sector público, declararía que muy pocas decisiones que se toman para administrar competentemente a una empresa son fáciles. La gran mayoría de estas requieren sopesar unos intereses sobre otros y muchas veces se deben realizar sacrificios para lograr el éxito.

Hay que ser atrevido

Nunca me deja de sorprender la refritolera de ideas y propuestas que se inventan los políticos en los meses previos a las elecciones. Siempre me pregunto, ¿por qué no pensaron en implantar estas ideas durante los tres años previos?

El emprendedor auténtico

¿Alguna vez has conocido a alguien que ha tenido éxito en su primer negocio o gestión empresarial y ahora no hay quien lo aguante? La verdad es que este tipo de emprendedor existe, pero no por mucho tiempo, pues usualmente desaparece tan rápido como arribó.

Tres pasitos

Mi papá es de Aguadilla y muchas veces me contaba cómo los pescadores sacaban las nasas de las playas. Según me contaba, el proceso era difícil, tedioso y de larga duración. Era una faena que requería la participación de varios pescadores.

Galardones

Hace poco mi suegra me pidió que le escribiera una breve semblanza para un premio que le iban a otorgar. Ella me lo pidió diciéndome: “Yo nunca me he ganado un premio, ni tengo grandes títulos que adjudicarme, ayúdame a escribir algo que pueda entregar”. Eso me puso a pensar, ¿por qué una mujer tan exitosa y de tantos talentos nunca ha sido galardonada? La respuesta me llegó inmediatamente: porque es madre.