El discreto encanto de la frugalidad

7016968-many-consumers-have-put-their-spending-on-hiatus-custom

Hablar de frugalidad en Puerto Rico es algo complejo. No compartimos como pueblo una definición clara del término. Durante demasiado tiempo ha reinado la percepción de que ser frugal es sinónimo de tacañería. Hemos confundido lo necesario con lo deseado y, gracias a las múltiples avenidas habidas para acceder al dinero (prestado, trabajado en la economía formal o informal o transferido como asistencia social) nos creímos que nuestras identidades estaban íntimamente ligadas al consumismo de lo último en el mercado.

Frugalidad es una filosofía de vida que predica que se puede vivir con lo justo. O sea, gastar sólo lo necesario y ahorrar en la mayor medida posible. Se trata, al fin y al cabo, de optimizar los recursos para evitar malgastarlos en lo innecesario. En lenguaje sencillo, la frugalidad nos proporciona una sensatez en el consumo, algo que no ha sido uso y costumbre en nuestros estilos alegres personales y colectivos. READ MORE

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: