Esconder

hiddeninformation2

Por: Miguel Soto Class

En los últimos días el tema más candente en la opinión pública ha sido la decisión del gobierno de no hacer público el estudio en el cual están basando una abarcadora reforma contributiva que afectara a todos los contribuyentes de Puerto Rico.  El grupo de voces que clama por que no se le esconda al pueblo esa información ha crecido vertiginosamente e incluye periodistas, organizaciones cívicas y no-gubernamentales, entidades empresariales, organizaciones comunitarias, y hasta algunos políticos ilustrados.

No es para menos pues el tema de la transparencia gubernamental es uno de los temas más cruciales para cualquier democracia.  De hecho, no puede existir democracia sin transparencia pues el sistema se basa precisamente en permitir que la ciudadanía decida y eso solo funciona plenamente si se le provee al Pueblo la información necesaria para tomar una decisión informada.

Ante esta situación, son muchos los que piden se presente una demanda legal contra el gobierno para obligarlos a revelar y hacer pública la información que nos esconden.  Hay una gran y noble tradición internacional de ciudadanos demandando a sus gobiernos en los tribunales para exigirle cumplan con sus propias leyes.  Y en las democracias ese derecho es uno de los más importantes que tenemos como ciudadanos. READ MORE

Inevitable otra cirugía fiscal

El_Nuevo_Dia

El CNE insiste en reformas profundas al aparato público

Por Joanisabel González / joanisabel.gonzalez@elnuevodia.com

sergio mike el nuevo dia

Sergio Marxuach y Mike Soto, del CNE. (ANA.ABRUNA@GFRMEDIA.COM)

A Puerto Rico puede tomarle entre cuatro y seis años despojarse del grado especulativo que le asignó Standard & Poor’s esta semana, explicó ayer el director de Política Pública del Centro para Una Nueva Economía (CNE), Sergio Marxuach.

Según Marxuach, ese fue el tiempo aproximado que le tomó a la ciudad de Nueva York, a Filadelfia y a la capital federal, Washington, DC, superar sus respectivas degradaciones. Y para lograrlo, estas jurisdicciones se vieron forzadas a tomar medidas drásticas como otorgar a una junta de control financiero la facultad de revocar contratos y hasta las decisiones de funcionarios electos como alcaldes y legisladores municipales.

Marxuach dijo que el cuadro fiscal de la Isla es tan delicado que aplicar un severo plan de ajuste fiscal parece ser la única alternativa para Puerto Rico. En especial, porque el liderato político o empresarial “no debe esperar” un rescate del gobierno federal estadounidense.

En el 2006, el CNE divulgó un reporte acerca de las medidas que sacaron a La Gran Manzana, Filadelfia y a la capital federal de sus líos presupuestarios y crediticios. El organismo reiteró ayer que esas recomendaciones deben considerarse y aplicarse, de ser el caso, dijo Marxuach.

“Hay que decidir qué funciones del Gobierno son esenciales y cuáles no y modificarlas”, manifestó el investigador. “Creo que habrá que reestructurar la deuda de corporaciones como la Autoridad de Energía Eléctrica, Carreteras y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados”, subrayó.

En paralelo, Marxuach sostuvo que la banca local parece será la llamada a proveer liquidez al Gobierno, mientras también se desarrollo un plan que encamine la economía de la Isla en largo plazo.

El CNE revivió las recomendaciones para el torniquete fiscal al tiempo que planteaba que a juzgar por los informes y declaraciones de la casa acreditadora, la posición de liquidez del BGF “está más débil de lo que se nos ha hecho creer”.

“Hay que empezar a actuar para Puerto Rico y no para grupos con visión de corto plazo y visión financiera”, agregó por su parte, Miguel Soto-Class, fundador del CNE.

“Ahora van a aparecer muchos grupos y personas que van a decir que tienen las ideas para arreglar esto. Me parece que en estos momentos, no hay espacio para los aficionados”, sentenció.

Cero parchos: la degradación requiere una verdadera reforma contributiva

noticel
Por: Laura M. Quintero

La crisis fiscal en la que se encuentra el país, luego de décadas de financiar su presupuesto a base de deudas que hoy ascienden a $70,000 millones, representa una oportunidad para implementar una verdadera reforma contributiva que evalúe con transparencia la efectividad de los diferentes impuestos y medidas de recaudo. En el proceso, el gobierno necesita un plan de concertación social para dejar las improvisaciones a corto plazo.
Así lo aseveró Sergio Marxuach, del Centro para una Nueva Economía (CNE), quien insistió en que hay que evaluar todas las medidas de recaudo, desde el Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) hasta el impuesto sobre la renta y propiedad. No se trata únicamente de atender el problema de la evasión contributiva, sino también de medir la efectividad de toda la gama de deducciones, créditos y tasas especiales que se ofrecen a las corporaciones con el objetivo de generar actividad económica.

sergio, miguel, noticel

Desde la izq; Sergio Marxuach y Miguel Soto (Josian Bruno/NotiCel)

El CNE presentó, en conferencia de prensa, el miércoles un estudio sobre la crisis fiscal de Puerto Rico en 2006. El grupo recordó, un día después de que la agencia Standard & Poor´s degradara el crédito de la isla, que las recomendaciones que hicieron en ese entonces siguen vigentes ocho años más tarde, en que la deuda ha aumentado 62% y la economía ha disminuido un 14%.

READ MORE

Luz

index_electricidad

Por Miguel Soto Class

Nunca falla que cuando alguien se queja del alto costo de energía en Puerto Rico lo culpan de querer privatizar la Autoridad de Energía Eléctrica. Como si exigir que no te cojan de bobo y que no te roben el dinero fuese anti-patriótico y anti-obrero. Debería ser al revés: los que exigen que las cosas se hagan mejor son los que verdaderamente les importa Puerto Rico. Exigir sana administración de nuestros bienes es patriótico. Darse a respetar ante el robo es patriótico. Y reclamar por justicia ante los monopolios es patriótico.

El alto costo de energía en Puerto Rico es una de las causas principales de la pérdida de empleos en nuestra isla. Así que los verdaderos anti-obreros de nuestro país son los que se oponen al cambio y los que defienden al monopolio que tiene al pueblo y a nuestra economía estrangulada. READ MORE

CNE: Todo empezó con una buena idea

Por Mari Mari Narváez

OENEGÉ

 

MIGUEL SOTO CLASS, PRESIDENTE Y FUNDADOR DEL CNE. FOTOS: GLORIBEL DELGADO ESQUILÍN

Toda la vida, Miguel Soto Class observó el País desde lugares distintos. De pequeño vivió en Aguadilla, donde su papá era pastor en una iglesia. Allí fue a una escuela pública. Más grandecito se mudó a la ciudad, donde lo enviaron a un colegio muy exclusivo. Su padre, aguadillano, venía de una familia pobre. Su madre, hija de un empresario, era de una familia sanjuanera con recursos.

“Tengo los dos mundos”, dice en entrevista con OENEGÉ a propósito del 15 aniversario del Centro para una Nueva Economía (CNE), que él ideó y fundó. El CNE es el primer y único laboratorio independiente de ideas en Puerto Rico, y se dedica a producir investigación y propuestas de política pública sobre asuntos de desarrollo económico.

“La familia de mi papá era bien estadista y por el lado de mi mamá eran bien populares. Así que también tengo esa dicotomía política. También tuve unas experiencias interesantes con la diáspora. Primero con mi abuelo, porque tenían una fábrica en Nueva York y habían vivido allá. Era bien común hablar de esa comunidad puertorriqueña como que ‘estos no son puertorriqueños, estos son de allá’. Pero yo tuve una experiencia distinta porque desde chiquito ya yo sabía que había una gente allá. Tenía muchos tíos que se habían ido. Así, toda mi vida ha sido una dicotomía entre posturas políticas, ricos y pobres, puertorriqueños de aquí y de allá, San Juan y la Isla”.

READ MORE

Protagonismo

G_LOGO

Por Miguel Soto-Class

A menudo escuchamos que el problema en Puerto Rico es el protagonismo. Es decir, que nuestra disfunción colectiva como país emana de nuestra incapacidad de unir esfuerzos pues cada iniciativa tiene el gran deseo de ubicarse y venderse como la primera y principal. Eso en sí provoca que los esfuerzos se dupliquen y que los recursos se diluyan, y en algunos casos, hasta provoca el sabotaje de iniciativas por los competidores.

Yo pienso que el asunto se presenta un poco más matizado pues la realidad es que muchos retos requieren de un gran protagonista con el liderato y la fuerza moral para mover montañas. América Latina tuvo a Simón Bolívar entre sus grandes protagonistas. Estados Unidos tuvo a Franklin Delano Roosevelt. Y en Puerto Rico no serían muchos los que argumentarían en contra de que Luis Muñoz Marín tuvo un rol protagónico en nuestro desarrollo. Todos los proyectos importantes usualmente tienen un gestor principal que convoca, consolida y concierta voluntades. READ MORE

Detroit

detroit01.sJPG_950_2000_0_75_0_50_50.sJPG_

Miguel A. Soto Class

“Todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera.”  Esa es la primera oración de Ana Karenina, la reconocida novela del famoso escritor ruso Leo Tolstoy.

Me parece que igual se podría decir de los países y ciudades que enfrentan una crisis financiera.  Todas sufren y padecen, pero cada una es distinta.

Sin embargo, a nadie le debe extrañar que a Puerto Rico lo comparen en términos financieros con Grecia, España o más recientemente con Detroit.  Tales comparaciones no son descabelladas.  Todas esas jurisdicciones comparten algunos rasgos como sus grandes deudas, sus deficientes bases contributivas y el pobre desempeño de sus economías.  Pero de igual manera son muchas y significativas las diferencias.  Y por eso hay que tener cuidado con las comparaciones superficiales. READ MORE

Olímpico

Miguel A. Soto Class

 

Foto gettyimages.com

 

¿Qué es lo que tienen las olimpiadas que tanto nos atraen y nos llama la atención?

En parte está lo obvio:  es un desfile de juventud y de vigor que provoca en nosotros nostalgia y admiración. También está el fenómeno de la competencia, del progreso y la esperanza. De ver quién es más rápido, más fuerte, más ágil y certero. Del orgullo de la familia y la admiración de un país.

Durante los diecisiete días de los Juegos Olímpicos de Londres vivimos en vilo, pendientes de las noticias cibernéticas y las transmisiones televisivas que nos conectaban con nuestros guerreros que, al otro lado del mundo, echaban el resto a nombre nuestro. La mayor parte eran primerizos, ´rookies´ en este tipo de evento mundial; pero lejos de apagar nuestro entusiasmo, eso quizás aumentó la ilusión, la expectativa, los deseos de prevalecer y de triunfar en una tarima global.

Pero más allá de todo esto, me parece que esos diecisiete días de olimpismo escenificaron tres lecciones importantes que nos sirven para muchas otras cosas que tenemos que hacer en nuestra vida colectiva.

Primero, nos demostró la necesidad del esfuerzo y la disciplina. Era impresionante ver que muchos de los eventos duraban a penas segundos. Y que la diferencia entre ganar y perder eran milésimas de segundos. Pero esos fugaces segundos en la pista olímpica esconden largos trechos de sacrificio y anonimato. Qué revelador era escuchar las historias de sacrificio y de las largas horas de práctica de las ganadoras.  Nosotros fuimos testigos de los momentos de más éxtasis y victoria.  Pero no nos imaginamos lo que costó llegar a ese momento.  Los años de prácticas diarias; el sacrificio no tan solo en términos de régimen de alimentos y ejercicio sino también de tiempo separado de la familia y de aplazar y postergar vacaciones y disfrutes personales.

Igual, como País, debemos entender que nuestro progreso y desarrollo no llega automáticamente ni por magia de política sino por sacrificio, disciplina y trabajo.

Segundo, aprendimos que son más los que pierden que los que ganan.  Que a pesar de sacrificar, de practicar y de ser disciplinado, en la vida y en el mundo ocurren situaciones que impiden nuestro progreso. Esa es la dura realidad de la vida. Y no hay otra respuesta que no sea levantarse y seguir la carrera.

Finalmente, aprendimos que aunque aspiramos al oro, el bronce también es bueno.  En muchas ocasiones nos ponemos como única meta alcanzar ser el mejor. Y nada excepto eso nos satisface. Pero es importante saber que la vida tiene muchas vueltas y muchos matices; y ser el tercer mejor en el mundo es un logro extraordinario y merecedor de gran orgullo y admiración.

Así que aprendamos la lección de los Juegos Olímpicos de Londres y que no se quede en solo buenos deseos e ilusiones de un momento fugaz frente al televisor: apostemos al largo plazo, a nuestro potencial, nuestra inventiva, disciplina, perseverancia y capacidad para la generosidad y el trabajo. Porque al fin y al cabo, si logramos medallas en Londres, no debemos tener duda de que está en nuestras manos alcanzar un mejor futuro en otros ámbitos también.

 

El autor es presidente del Centro para la Nueva Economía.
Publicado originalmente en el diario El Nuevo Día el 22 de agosto de 2012.

 

 

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: