Eliminar el crédito por trabajo pudiera aumentar el desempleo

noticel

Por: NotiCel
Publicado: 23/06/2014 07:00 pm

La eliminación del Crédito por Ingreso Devengado pudiera redundar en un aumento del desempleo y de la brecha de desigualdad en Puerto Rico, al afectar a casi medio millón de trabajadores que viven del salario mínimo o que reciben ingresos muy bajos.

(Archivo NotiCel)

La mayoría de las personas que trabajan por el salario mínimo viven bajo los niveles de pobreza. El crédito, creado en 2006, permite que aquellos trabajadores que devengan ingresos menores a $27,500 anuales reclamen un crédito reembolsable en su planilla de hasta $450. Para cientos de familias puertorriqueñas este reembolso es significativo, pues representaba el pago de la energía eléctrica, el agua, la casa, la escuela de sus hijos o la gasolina. Para alguien de salario mínimo representa dos semanas de trabajo.

En momentos en que el Centro para la Nueva Economía (CNE) iba a analizar el programa con la intención de que se aumentara el crédito para lograr que más trabajadores se insertaran en la economía formal, el Gobierno tomó la ruta contraria para ahorrar $124 millones del presupuesto del próximo año fiscal.

“En un momento tan crítico, en el que queremos y necesitamos fomentar la participación laboral en la economía formal, eliminar este crédito es contraproducente. Sería un incentivo más para dejar de trabajar y acogerse a las ayudas y asistencia gubernamental”, resaltó el director de política pública del CNE, Sergio Marxuach.

READ MORE

La ceguera del mito migratorio

ip_management_software_data_migration
Recientemente, este diario publicó unas noticias de portada que revelan datos alarmantes: el éxodo boricua durante la pasada década, principalmente hacia latitudes norteñas, le ha costado al país al menos $3,000 millones. Según el análisis citado, realizado por un amigo economista, de no haberse ido tanta gente, la carga de la deuda pública por persona sería menos pesada.

Para el beneficio de los lectores menos despiertos, una de las conclusiones obligadas está plasmada en la cara del periódico: “La emigración de 576,000 puertorriqueños productivos desangra la economía del país”.

Luego de que la oficina del Censo de los Estados Unidos determinó que Puerto Rico y Michigan eran las únicas jurisdicciones que habían perdido población durante la pasada década, y a raíz de varios informes preparados por del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, el migrante está, una vez más, en el paredón de fusilamiento de la opinión pública. A pesar de la gran cantidad de libros, ensayos, columnas, poemas y canciones que se han redactado sobre el vaivén isleño, que ilustran un cuadro complejo sobre la relación dinámica y fructífera que ha existido entre los que se van y los que se quedan, las acusaciones persisten. READ MORE

Característica de los trabajadores formales e informales

click here to download this document 042008

Los/las trabajadores/as pobres en Puerto Rico: La situación y las posibles soluciones

En el 2005, más de 1.6 millones de personas en Puerto Rico se encontraban en o bajo la línea de la pobreza que establece el Censo de los Estados Unidos. Esto quiere decir que cerca del 43 por ciento de la población era pobre. Aunque estas cifras son bastante conocidas y se reseñan a menudo en reportajes e informes, conocemos muy poco sobre quiénes son los pobres y sus características. Más importante aún, se ignoran categorías fundamentales como “trabajadores/as pobres” o “the working poor” que incluyen personas que están en fuerza laboral (mayores de 16 años) y que trabajan mitad del año o más pero no reciben suficientes ingresos para salir de la penuria.

Partiendo de esta definición, la tasa de trabajadores/as pobres —la proporción entre los/las trabajadores/as pobres y todos los/las trabajadores/as que estuvieron en la fuerza laboral por 27 semanas o más— en Puerto Rico era de 18.5 por ciento. En una sociedad donde se enfatiza que el trabajo es el antídoto contra la dependencia de programas de asistencia pública y la ruta al bienestar económico, se les debe prestar atención especial a aquéllos que trabajan y aún así permanecen en la pobreza. Muchos de los/las trabajadores/as pobres no reciben subsidios públicos y ocupan posiciones con salarios míseros, pero siguen apostando a que su situación mejorará desde la formalidad. Sus necesidades deben figurar entre las prioridades de nuestros sistemas de asistencia pues en cualquier momento pueden escaparse de la fuerza laboral.
 
CNE-DownloadPublication-Button

O lea el reporte a continuación:
 

CNE Newsletter

Never miss an update!
Subscribe to the CNE Newsletter below: