AEE anuncia nuevo subsidio

El viernes pasado, 25 de noviembre, la Autoridad de Energía Eléctrica (la “AEE”) publicó un aviso a sus clientes en un periódico de circulación nacional.  Dicho aviso, el cual reproducimos aquí, anuncia la “creación de una nueva tarifa residencial no subsidiada”  La tarifa será efectiva el 1 de diciembre y “estará disponible con carácter temporero (sic).”

El cambio anunciado consiste en una enmienda a la fórmula para calcular el cargo de compra de combustible, conocido comúnmente como el “ajuste por combustible.”

  1. Se elimina una variable del numerador, el llamado Ajustec, que se utilizaba para añadirle o restarle a la factura, según fuera el caso, la diferencia entre (i) el costo real del combustible y (ii) lo recuperado a través de la cláusula de combustible el mes anterior, sin tomar en consideración la cantidad cobrada por concepto de contribuciones en lugar de impuestos.
  2. Se añade una variable nueva llamada “Cantidad Estabilizadora” que se define como “la cantidad de dinero que se aplicará mensualmente para estabilizar y producir ahorros en la factura residencial no subsidiada.  La suma de esta cantidad se determinará cada mes.  El dinero provendrá del Fondo Estabilizador, según aprobado por la Junta de Gobierno de la Autoridad.”

De acuerdo con la AEE, “la razón para establecer esta tarifa es proveer un alivio a los clientes residenciales que no reciben subsidio.”

De entrada podemos estipular que todos queremos pagar menos por la electricidad que consumimos.  Ahora bien, un análisis mas a fondo del anuncio publicado por la AEE levanta una serie de interrogantes importantes.

Primero, hay que llamar las cosas por su nombre.  Lo que se está anunciando es un subsidio para todos los clientes residenciales que actualmente no reciben otros subsidios.  Cualquier rebaja en la factura, por tanto, no se debe a mayores eficiencias en la AEE o a una reducción en la dependencia del petróleo, sino simplemente que al costo del combustible que compre la AEE se le restará una cantidad a ser determinada por la gerencia de la AEE.

Segundo, el aviso nos dice que el nuevo subsidio entrara en vigor el 1 de diciembre pero no nos dice hasta cuando va a durar.  Solamente se nos indica que será de carácter temporal.

Tercero, ¿cuanto dinero hay disponible para este subsidio?  ¿Cómo se creó el Fondo Estabilizador y donde obtiene los recursos para el subsidio?  ¿Qué criterios va a utilizar la AEE para determinar la “cantidad de dinero que se aplicará mensualmente para estabilizar y producir ahorros”?

Cuarto, ¿que pasó con aquellos argumentos de que era imposible cambiar la fórmula del cargo por combustible sin consultar a los bonistas?

Por todo lo anterior, aunque nos alegramos de cualquier alivio que se pueda registrar en la factura durante los próximos meses, nos reiteramos en que es necesario crear una junta reglamentadora independiente, que supervise y fiscalice las operaciones de la AEE—una corporación pública que, irónicamente, actúa habitualmente en las mas oscuras sombras y de manera poco transparente.  Como dijera el Juez Louis Brandeis del Tribunal Supremo de los Estados Unidos: sunlight is the best disinfectant.

 

Créditos: AEE Anuncia Nuevo Subsidio

Por: Sergio M. Marxuach | Director de Política Pública, Centro para la Nueva Economía
Foto: takomabibelot via Flickr