AEE

AEE

Publicado el 23 de mayo de 2012

Mike Portrait
Presidente y Fundador
COMPARTA

La sorprendente paralizaci√≥n de la certificaci√≥n de los representantes del inter√©s p√ļblico en la Junta de Gobierno de la AEE es el ejemplo m√°s reciente de un sistema arbitrario que se ha abrogado impunemente el poder y que se auto-reproduce a costa de los mejores intereses del pueblo.

Si hay algo que ha quedado claro en estos d√≠as es que el sistema de gobernanza de la AEE no funciona.¬†¬†Es momento de hacer cambios profundos, abriendo la AEE y su Junta al escrutinio p√ļblico, aumentando la transparencia de sus procesos, y poni√©ndolas de una vez y por todas a responderle a los mejores intereses del Pa√≠s. En la actualidad, la AEE y su Junta operan un monopolio auto-regulado a trav√©s de un sistema herm√©tico que es controlado por varios grupos de inter√©s que viven y se benefician del sistema. Todos ‚Äď los grupos internos, los contratistas, los bonistas, y los padrinos pol√≠ticos ‚Äď se retro-alimentan y se protegen entre s√≠, mientras nos excluyen al resto de nosotros. La AEE ‚Äď y sus grupos de inter√©s ‚Äď no pueden seguir regulando el mercado, dict√°ndole los par√°metros a sus competidores,¬†¬†y dictaminando unilateralmente lo que nos cobran a los consumidores; todo esto a puertas cerradas y respondi√©ndole a una Junta de Gobierno que ha sido ocupada y a todas luces se ha convertido en parte del problema.

Para hacer esto se necesitan tres reformas fundamentales.  Primero, hay que cambiar la composición de la Junta de Gobierno para darle representación a diversos sectores.  De esta forma cada grupo sirve de contrapeso y vela a los otros.

Segundo, es preciso remover de la AEE las funciones regulatorias del mercado, obligarla a concentrarse en la operaci√≥n del sistema el√©ctrico, hacerla cumplir con par√°metros claros de eficiencia,transparencia y productividad; y ponerla a responder a un ente externo que vele por el inter√©s p√ļblico.¬†¬†La Junta de Gobierno debe encargarse solamente de los asuntos de la gobernanza interna de la AEE, tales como nombrar la alta gerencia de la corporaci√≥n y supervisar sus operaciones.

Tercero, hay que crear una Junta Reglamentadora Independiente que se encargue de salvaguardar los intereses de los consumidores, fijar las reglas de juego para todos los jugadores en el mercado, establecer y revisar las tarifas,¬†¬†y asegurar que la AEE implemente una estrategia energ√©tica a largo plazo.¬†¬†¬†¬†De esta manera nos aseguramos que los asuntos importantes‚ÄĒdesde las inversiones de capital hasta el c√°lculo de la famosa f√≥rmula de ajuste de combustible que mensualmente nos trastoca el presupuesto familiar‚ÄĒno se decidir√°n en cuartos oscuros.

Para lograr esto no hay que reinventar la rueda:¬†¬†¬†lo que proponemos en el Centro para la Nueva Econom√≠a est√° basado en gu√≠as que ha desarrollado la Organizaci√≥n para la Cooperaci√≥n y el Desarrollo Econ√≥mico (OCDE) para la gobernanza de las corporaciones p√ļblicas y que se utilizan en la gran mayor√≠a de los pa√≠ses desarrollados y democr√°ticos del mundo. El objetivo es que √©stas respondan al inter√©s p√ļblico y no a interferencias pol√≠ticas o intereses privados, separando la funci√≥n de gobernar la corporaci√≥n de la funci√≥n de regular el mercado, estableciendo mecanismos para el cumplimiento de la pol√≠tica p√ļblica, y asegurando mecanismos de transparencia y representaci√≥n efectiva.

Ha llegado la hora de llevar a la Autoridad de Energ√≠a El√©ctrica a una nueva era de modernidad donde su sistema de gobernanza cumpla con los fundamentos b√°sicos de la sana administraci√≥n p√ļblica y de una representaci√≥n justa y equitativa de sus clientes y del sector ciudadano.

Este artículo se publicó originalmente en El Nuevo Día el 23 de mayo de 2012.