Igualitos

Igualitos

Publicado el 25 de abril de 2013

Mike Portrait
Presidente y Fundador
COMPARTA

Llevamos ya quince a√Īos desde que se fund√≥ el Centro para una Nueva Econom√≠a, y desde el principio estamos escuchando al gobierno de turno decir que mantengamos la tranquilidad, que no nos preocupemos por el confiscatorio costo de energ√≠a pues ya se han tomado los pasos necesarios para que en dos o tres a√Īos baje la factura de luz. Va y viene la administraci√≥n de turno, y el costo en vez de bajar como prometieron, sigue subiendo. Y la promesa ahora es que el costo de la luz bajar√° en el 2018.

Mientras tanto nos mantienen distra√≠dos, tir√°ndonos bolas de humo de que el problema es el costo del petr√≥leo, o de que el problema es la UTIER, o de que el problema es el hurto de energ√≠a, pero que ahora s√≠ van a reformar la Autoridad de Energ√≠a El√©ctrica (AEE) pues esta vez es en serio. ¬ŅCu√°ntos a√Īos m√°s vamos a permitir que nos enga√Īen?

La realidad es que el alto costo de energía en Puerto Rico no se debe tan solo al petróleo. Aunque el petróleo es un factor importante, para nosotros los clientes no hay mucha diferencia en nuestra factura mensual cuando el petróleo está a $80 el barril que cuando está a $160. Ni es culpa de la UTIER, pues el costo de la nómina completa de la AEE es solo el 11% de su presupuesto.

El problema principal de la AEE es que es un monopolio que no le tiene que rendir cuentas a nadie y que no lo supervisa nadie. Por eso es tan importante establecer una junta reglamentadora independiente para supervisar y monitorear la AEE.

Es importante que el pueblo sepa que el costo de energía no es un asunto que solo le debe preocupar a los empresarios. Ciertamente ése es un grupo muy afectado y que muchas veces paga más en luz que en nómina. Pero la realidad es que el alto precio de la energía en Puerto Rico afecta también a los pensionados y a los viejitos, pues estas personas viven con un presupuesto fijo y muchas veces una factura de luz los puede poner en la situación en que tienen que escoger entre pagar la factura y comprar sus medicinas. Igual impacta terriblemente a organizaciones sin fines de lucro y a la ya tan afectada clase media del país.

Muchos pensaban que al tener representantes de la comunidad en la Junta de Directores de la AEE este problema se arreglar√≠a. Pero como hemos visto, √©sa no es la realidad. A pesar de las buenas intenciones de los representantes de la comunidad en la Junta de Directores de AEE, los enga√Īos han seguido, como fue la reducci√≥n de la factura durante las elecciones pasadas. Ese enga√Īo lo llevaron a cabo aun con la presencia de los representantes de la comunidad, lo que demuestra que su presencia no es suficiente.

Una junta reglamentadora independiente ser√≠a un cuerpo de supervisi√≥n que velar√≠a por los mejores intereses del pueblo en las acciones de la AEE. La AEE, como existe ahora, no tiene ning√ļn incentivo de mejorar, pues tienen todos los poderes en ley para pasarnos a los clientes todos sus gastos, sean justos o no. Y nosotros, los clientes, solo tenemos dos opciones: o nos tragamos la extorsi√≥n o dejamos que nos corten la luz y vivimos con velas.

Ahora que parece inevitable la movida hacia el uso de gas natural por parte de la AEE, es m√°s importante que nunca que esa movida venga acompa√Īada del establecimiento de una junta reglamentadora independiente. De otra manera, es muy probable que la AEE se quede con todos los ahorros que este otro combustible f√≥sil proveer√° y que, al final, a nosotros los clientes no nos baje la factura por mucho.

Es hora de que el gobierno y sus corporaciones p√ļblicas tengan que responderle al pueblo y al sector ciudadano. Estas entidades existen para servirnos a nosotros y no para servirse de nosotros. Ante la falta de liderato pol√≠tico para cambiar esta bochornosa e injusta realidad, el Centro para una Nueva Econom√≠a estar√° llevando a cabo la batalla para hacerlo. Invitamos a la ciudadan√≠a y a otras organizaciones no gubernamentales a unirse a nuestro esfuerzo.

Esta columna fue publicada originalmente en el diario El Nuevo Día el 24 de abril de 2013.