Europa: Transformación en tiempo de pandemia

Europa: Transformación en tiempo de pandemia

Publicado el 15 de octubre de 2020 / Read in English

Directora, Buró de Madrid
COMPARTA

Espa√Īa apostar√° a la econom√≠a verde y a la transformaci√≥n digital tras el azote del COVID-19. Con m√°s de 860-mil contagios detectados y 33-mil muertes contabilizadas a mediados de octubre, la pandemia ha golpeado fuertemente al pa√≠s: el Banco de Espa√Īa estima que la econom√≠a espa√Īola decrecer√° entre 10.5% y 12.6% durante 2020 ¬†y que registrar√° una de las ca√≠das m√°s graves entre las econom√≠as avanzadas.

El Plan de Recuperaci√≥n, Transformaci√≥n y Resiliencia ¬†presentado recientemente por el Presidente Pedro S√°nchez (PSOE) le da forma a una pol√≠tica de gastos expansiva que pretende guiar los presupuestos estatales por los pr√≥ximos siete a√Īos.¬† El mismo contempla diez ‚Äúpol√≠ticas palanca‚ÄĚ, entre las que se encuentran la digitalizaci√≥n y la descarbonizaci√≥n de la econom√≠a, la renovaci√≥n del capital tecnol√≥gico, la internacionalizaci√≥n del tejido empresarial, la integraci√≥n a corredores de transporte europeos, el desarrollo de interconexiones energ√©ticas con los pa√≠ses vecinos (Francia y Portugal), y la implantaci√≥n de pol√≠ticas sociales que aseguren la integraci√≥n de las mujeres y los sectores precarizados al proceso de transformaci√≥n.

Las dos vías del Plan

El Plan del gobierno de Espa√Īa est√° anclado en el Plan de Recuperaci√≥n para Europa – mejor conocido por Next Generation EU – un ambicioso programa de inversi√≥n y financiaci√≥n que procura no solo estabilizar las econom√≠as de los 27 pa√≠ses miembro de la Uni√≥n tras la pandemia, sino que busca estimular su transformaci√≥n y apuntalar su competitividad de cara al futuro.¬† Next Generation EU suspender√° a mediano plazo los ajustes estructurales contemplados en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Uni√≥n Europea, un mecanismo de disciplina fiscal suscrito por los pa√≠ses miembro. Le inyectar√° adem√°s ‚ā¨1.290 trillones de euros (sobre $1,500 trillones de d√≥lares) a los pa√≠ses de la Uni√≥n para que impulsen inversiones en tecnolog√≠as punta – infraestructura 5G, inteligencia artificial, hidr√≥geno limpio y fuentes mar√≠timas de energ√≠a renovable, por ejemplo – promuevan la digitalizaci√≥n de sus sociedades, desarrollen infraestructuras sostenibles, aseguren la resiliencia de sus recursos agropecuarios y pesqueros, y refuercen sus sistemas nacionales de salud.

Para Espa√Īa, el Plan europeo constituye una bendici√≥n.¬† Le permitir√°, en primera instancia, dejar en suspenso las exigencias de reformas estructurales hechas por la Comisi√≥n Europea (el organismo ejecutivo de la Uni√≥n), particularmente aquellas en materia fiscal. Tan reciente como en mayo pasado, la Comisi√≥n hab√≠a observado que Espa√Īa se hab√≠a ‚Äúdesviado significativamente‚ÄĚ de las metas fiscales al no limitar durante 2019 la tasa nominal de crecimiento de su gasto gubernamental al .6%. Ahora, con el Plan de reconstrucci√≥n europeo la Moncloa tendr√° luz verde para expandir el d√©ficit de gastos gubernamentales de 2.8% a 10.3% del Producto Interno Bruto y aumentar el nivel de endeudamiento gubernamental del 95.5% a 115.5% del Producto Interno Bruto.

En segunda instancia, el Plan europeo implica que Espa√Īa recibir√° una inyecci√≥n ¬†de ‚ā¨140-mil millones de euros de origen comunitario (unos $ 165 billones de d√≥lares) en subvenciones directas y pr√©stamos entre 2021 y 2026. Estos fondos permitir√°n aumentar la inversi√≥n p√ļblica del pa√≠s de un 2% al 6% del Producto Interno Bruto, llev√°ndola al nivel de los pa√≠ses con mayor inversi√≥n p√ļblica en el mundo.¬† La Moncloa ha dicho que vislumbra que esta inyecci√≥n masiva de fondos producir√° una transformaci√≥n de la econom√≠a similar a la registrada durante las d√©cadas de 1980 y 1990, cuando Espa√Īa ingres√≥ a la Uni√≥n Europea y accedi√≥ al Fondo de Cohesi√≥n. Estas son palabras mayores si se toma en cuenta que durante estas d√©cadas la econom√≠a espa√Īola experiment√≥ un robusto crecimiento sostenido, una notable diversificaci√≥n sectorial y una multiplicaci√≥n del ingreso per c√°pita.

Las advertencias

Ciertas voces, sin embargo, han comenzado a matizar el optimismo oficial. La oposici√≥n pol√≠tica del Partido Popular (PP) – que controla un bloque significativo de votos en el Congreso de Diputados donde deben ser aprobados los presupuestos – ha planteado dudas sobre la capacidad de la administraci√≥n S√°nchez de implementar exitosamente el programa. Igualmente, algunos expertos vinculados a los organismos rectores de la Uni√≥n Europea han cuestionado la vaguedad y falta de concreci√≥n del Plan espa√Īol. ¬†Llama la atenci√≥n, por ejemplo, que el mismo carece de medidas para abordar importantes vulnerabilidades del sector manufacturero, afectado por la deslocalizaci√≥n progresiva de industrias a otras zonas del mundo.¬† Basta con recordar la aguda falta de mascarillas, respiradores y material de protecci√≥n sanitario que se produjo a inicios de la pandemia para comprender la importancia de abordar este asunto.

Asimismo, las reformas estructurales (ahora pospuestas) podr√≠an ser, despu√©s de todo, ineludibles para garantizar el √©xito del programa. Un trabajo publicado por FEDEA, un importante think tank con sede en Madrid, ha advertido que la bonanza de fondos europeos tendr√° resultados transformadores solo si es acompa√Īada de ‚Äúbuenas pr√°cticas‚ÄĚ de gobernanza p√ļblica: basar la selecci√≥n de proyectos en an√°lisis de costo-beneficios y minimizar la creaci√≥n de nuevas estructuras p√ļblicas para administrar los fondos, por ejemplo. Los planteamientos de FEDEA sobre la necesidad de fortalecer el marco institucional no se producen en el vac√≠o: tan recientemente como febrero de 2020 – un mes antes de que estallara la pandemia en el pa√≠s y el gobierno decretara uno de los confinamientos m√°s duros y largos de Europa – la Comisi√≥n Europea hab√≠a determinado que Espa√Īa hab√≠a hecho poco o limitado progreso en el requisito de fortalecer el manejo de las finanzas p√ļblicas y la gobernanza de la contrataci√≥n p√ļblica de productos y servicios. Este elemento entonces, bien podr√≠a ser el tal√≥n de Aquiles del Plan espa√Īol, la ficha clave para que la inyecci√≥n masiva de fondos en efecto produzca la transformaci√≥n esperada.