El Plan Fiscal Certificado de la UPR o c贸mo se tritura el contrato social de Puerto Rico

El Plan Fiscal Certificado de la UPR o c贸mo se tritura el contrato social de Puerto Rico

Publicado el 16 de agosto de 2021 / Read in English

Sergio portrait
Director de Pol铆tica P煤blica
COMPARTA

Introducci贸n

El contrato social moderno en las sociedades desarrolladas puede definirse como la manera de proveer colectivamente al menos un nivel m铆nimo de seguridad p煤blica, vivienda, educaci贸n y servicios de salud, y protecci贸n para personas de todas las edades y las personas con discapacidades.

En el caso de Puerto Rico, ha incluido el acceso a la educaci贸n universitaria a trav茅s del funcionamiento de un sistema universitario p煤blico relativamente grande. Durante m谩s de un siglo, la Universidad de Puerto Rico (鈥淯PR鈥) ha brindado acceso asequible a educaci贸n de alta calidad a miles de puertorrique帽os. De acuerdo con la versi贸n m谩s reciente del Plan Fiscal de la UPR, la universidad ofrece actualmente 32 grados asociados, 231 grados de bachillerato, 118 grados de maestr铆a, 15 certificados de posgrado, 7 grados de nivel profesional, 35 grados de doctorado, adem谩s de muchos cursos y programas de educaci贸n continua y, para febrero de 2021, contaba con aproximadamente 4,500 profesores e investigadores y 46,000 estudiantes.

El desarrollo de esta importante instituci贸n ha sido financiado principalmente por contribuyentes puertorrique帽os a lo largo de los a帽os. En 1966, la Asamblea Legislativa de Puerto Rico promulg贸 una ley que ordena que un poco menos del 10% del Fondo General de Puerto Rico se transfiera a la UPR cada a帽o. En este sentido, entonces, se puede decir que el apoyo p煤blico a la educaci贸n superior ha sido parte del contrato social de Puerto Rico desde hace mucho tiempo.

Sin embargo, durante los 煤ltimos 40 a帽os, la UPR se ha enfrentado a desaf铆os administrativos, financieros y de gesti贸n cada vez m谩s graves. Estos problemas se agudizaron con la solicitud de quiebra del gobierno local bajo el T铆tulo III de la Ley de Estabilidad Econ贸mica y Supervisi贸n de Puerto Rico (“PROMESA”) en 2017. En ese momento, la Junta de Supervisi贸n y Administraci贸n Financiera de Puerto Rico (“JSAF”) trat贸 a la Universidad como una 鈥渆ntidad cubierta鈥 para prop贸sitos de PROMESA y ha desarrollado varios Planes Fiscales para la UPR. Al hacerlo, la JSAF ha impulsado la reestructuraci贸n m谩s abarcadora de la UPR en m谩s de medio siglo.

En el siguiente an谩lisis, daremos un breve vistazo a algunos de los aspectos m谩s importantes del Plan Fiscal para la UPR certificado el 27 de mayo de 2021.

Reducci贸n de las asignaciones del fondo general

Quiz谩s el cambio m谩s radical implementado por la JSAF ha sido la reducci贸n de las asignaciones del Fondo General para la UPR, de $911 millones ($872 millones del Fondo General seg煤n la f贸rmula de 1966 m谩s $39 millones de otras fuentes del Fondo General) en el a帽o fiscal 2017 a $466 millones ($407 millones del Fondo General m谩s $59 millones de otras asignaciones especiales), una reducci贸n de $445 millones, o 48%, para el a帽o fiscal 2022. Estos recortes han tenido un impacto directo en la viabilidad financiera de la Universidad, han causado estragos en sus operaciones y debilitado la capacidad de la instituci贸n para llevar a cabo su misi贸n social. Tambi茅n significa que la JSAF, organismo no electo, ha cambiado radical y unilateralmente los t茅rminos del contrato social puertorrique帽o.

La JSAF presenta varios argumentos en apoyo de recortar las asignaciones del Fondo General para el UPR. Entre ellos, encontramos los siguientes: (1) los gobiernos estatales en EE.UU. aportan solo alrededor del 20 al 30% de los presupuestos operativos de las universidades estatales, mientras que en la UPR fue aproximadamente el 69% en el a帽o fiscal 2017; (2) la matr铆cula ha disminuido debido a la migraci贸n y las bajas tasas de natalidad; y (3) la JSAF busc贸 鈥渞educir la carga financiera sobre el estado libre asociado鈥 y 鈥渇omentar una administraci贸n fiscal s贸lida鈥 en el UPR.

Sin embargo, ninguna de estas razones expresadas justifica el recorte masivo de la principal fuente de ingresos de la UPR. Primero, no nos queda claro por qu茅 las universidades p煤blicas de EE.UU. deber铆an ser el punto de referencia para analizar la estructura financiera de la UPR ni la JSAF ofrece una explicaci贸n. Pero incluso si asumimos que este es el punto de referencia correcto, es dif铆cil generalizar un modelo operativo a partir de ellos, dado que cada estado financia su universidad p煤blica de diferentes maneras. Adem谩s, muchas universidades estatales en EE.UU. generan importantes ingresos de programas deportivos grandes (especialmente baloncesto y f煤tbol americano) y acuerdos de mercadeo con compa帽铆as de ropa y accesorios deportivos. Una opci贸n que probablemente no est茅 disponible para la UPR.

En segundo lugar, es cierto que la matr铆cula ha disminuido, pero recortar masivamente los fondos para la educaci贸n universitaria es una forma extremadamente miope de abordar este problema. Por ejemplo, 驴no podr铆a compensarse el d茅ficit de matr铆culas, al menos parcialmente, atrayendo a estudiantes de EE.UU. y Am茅rica Latina? 驴Qu茅 tal ofrecer programas de grados universitarios a los adultos mayores que necesitan pulir o mejorar sus habilidades a medida que posponen la jubilaci贸n debido a una mayor expectativa de vida?

Finalmente, la UPR juega un papel clave en el desarrollo econ贸mico de Puerto Rico, que es la 煤nica forma, a largo plazo, de estabilizar verdaderamente las finanzas del gobierno central. Sin embargo, la JSAF ha puesto el equilibrio fiscal a corto plazo sobre la viabilidad a largo plazo de la econom铆a de Puerto Rico. Una alternativa menos da帽ina, por ejemplo, habr铆a sido dejar la asignaci贸n b谩sica del Fondo General en el nivel del a帽o fiscal 2017 de $872 millones y aumentarla solo por la tasa de inflaci贸n anual. Esta f贸rmula habr铆a estabilizado la contribuci贸n del gobierno local a la UPR sin generar desconcierto en la Universidad.

Aumentos de matr铆cula

La JSAF busca compensar parcialmente la reducci贸n en las asignaciones del Fondo General con un aumento significativo de la matr铆cula. Seg煤n la JSAF, 鈥渄urante la mayor parte de la 煤ltima mitad de la d茅cada, la matr铆cula anual de bachillerato (por 28 horas cr茅dito) y los costos relacionados rondaron los $4,086, un 19% menos que las universidades comparables en Puerto Rico y un 49% m谩s bajo que el promedio anual en las universidades p煤blicas de 4 a帽os de EE.UU.”

Nuevamente, a primera vista, esto puede parecer un buen argumento. Pero falla cuando tomamos en cuenta las caracter铆sticas socioecon贸micas de Puerto Rico. El ingreso promedio per c谩pita en Puerto Rico es aproximadamente un tercio del promedio de los EE.UU. y aproximadamente el 50% del estado con la clasificaci贸n m谩s baja, mientras que la tasa de pobreza es m谩s de tres veces la tasa de los EE.UU. Dadas esas estad铆sticas, tiene sentido que la matr铆cula en la UPR sea “49% m谩s baja que el costo anual promedio en las universidades p煤blicas estatales de 4 a帽os de Estados Unidos”. Para ser justos, el Plan Fiscal incluye un fondo de becas interno para satisfacer las necesidades de ayuda financiera de al menos algunos de los estudiantes m谩s necesitados. No obstante, la matr铆cula y las cuotas m谩s altas pueden disuadir a los estudiantes de hogares de bajos ingresos de presentar una solicitud, ya que es posible que no conozcan sus opciones financieras.

Adem谩s, la comparaci贸n con varias universidades privadas de Puerto Rico es inadecuada por dos razones. Primero, la UPR es, por mucho, la instituci贸n de investigaci贸n de educaci贸n universitaria m谩s importante de la isla, y administra 79 centros de investigaci贸n separados en todo el sistema universitario. Las instituciones privadas de la isla se quedan detr谩s de la UPR en este aspecto. Adem谩s, esta comparaci贸n obvia la misi贸n social de la UPR, es decir, proveer acceso a una educaci贸n universitaria asequible, que es el norte de cualquier universidad p煤blica y no es el caso de las universidades privadas.

Ahorros mediante la disminuci贸n de personal

La JSAF tambi茅n busca generar ahorros significativos (m谩s de $100 millones por a帽o) al (1) 鈥渞educir el personal que no pertenece a la facultad a trav茅s de la disminuci贸n (鈥渁ttrition鈥), habilitado por la combinaci贸n de consolidaci贸n administrativa en los recintos, otras eficiencias de procesos鈥; y (2) 鈥渞educir el n煤mero de cargos administrativos y de confianza por alrededor de 300鈥. Al mismo tiempo, el Plan Fiscal busca aumentar la facultad en un 3% por a帽o durante el per铆odo del Plan Fiscal.

Si bien parece haber un acuerdo general entre la facultad y los estudiantes de que la UPR es demasiado burocr谩tica y que se deben implementar reformas administrativas significativas, no nos queda claro al leer el Plan Fiscal c贸mo la JSAF estableci贸 sus objetivos de reducci贸n por disminuci贸n de personal no docente y aumento en docentes durante los pr贸ximos cinco a帽os. En nuestra opini贸n, este proceso debe ser dise帽ado y liderado por administradores de la Universidad y no impuesto por actores externos a la UPR. Adem谩s, estos dos objetivos pueden entrar en conflicto si no se hace un balance correcto. En la medida en que los profesores tengan que dedicar una parte cada vez mayor de su tiempo a tareas administrativas, estar谩n menos disponibles para ense帽ar y llevar a cabo investigaciones.

Pasivos por pensiones

Seg煤n el Plan Fiscal, la UPR ha acumulado pasivos por pensiones de $3,200 millones, de los cuales $1,800 millones, o el 56%, no est谩n financiados. La gerencia de la universidad ya ha determinado cerrar el plan de beneficios definidos existente al 31 de diciembre de 2021 y ofrecer un nuevo plan de contribuci贸n definida a todos los empleados nuevos y a aquellos empleados cuyos derechos no han sido investidos (鈥渧ested鈥) aun. Los empleados con derechos adquiridos y los jubilados (aproximadamente el 88% de los beneficiarios) no ver谩n ning煤n impacto en sus beneficios, mientras que los empleados nuevos y sin derechos adquiridos deber谩n contribuir con el 8.5% de su salario, con un complemento adicional del 4.5% proporcionado por la UPR, al nuevo plan de contribuci贸n definida.

Incluso despu茅s de implementar esta medida bastante dr谩stica, la UPR a煤n tendr铆a que identificar $66 millones adicionales para financiar el plan en el a帽o fiscal 2022. Para evitar mayores aumentos de ingresos o reducciones de otros gastos para financiar adecuadamente el plan de beneficios definidos, el Plan Fiscal presenta dos opciones: (1) 鈥渃ongelar y pasar a un Plan de Contribuciones Definidas sin reducci贸n en los beneficios acumulados鈥; o (2) 鈥渃ongelar y pasar al Plan de Contribuci贸n Definida junto con una reducci贸n en los beneficios acumulados鈥. Seg煤n la JSAF, la opci贸n 2 “es la m谩s beneficiosa para la UPR en t茅rminos de riesgo de responsabilidad”. Sin embargo, no existe un an谩lisis de c贸mo este cambio afectar铆a la decisi贸n de jubilaci贸n de los profesores que est谩n cerca o en edad de jubilarse.

Al final, la JSAF le pasa el problema a la gerencia de la Universidad para que tome la decisi贸n. Esta es un 谩rea, sin embargo, donde la UPR podr铆a beneficiarse del acceso de la JSAF a consultores especializados, quienes quiz谩s podr铆an desarrollar otras alternativas menos disruptivas.

Conclusi贸n

Seg煤n Minouche Shafik, directora del London School of Economics, un contrato social moderno “ofrece protecciones m铆nimas para todos, comparte algunos riesgos colectivamente y pide a todos que contribuyan tanto como puedan durante el tiempo que puedan”. El Plan Fiscal para la UPR cambia unilateralmente una parte significativa de nuestro contrato social, redistribuyendo el riesgo y la responsabilidad de brindar dicha educaci贸n fuera del estado y hacia el individuo. Adem谩s, esta renegociaci贸n de los t茅rminos del contrato social est谩 siendo impuesta por una junta de tecn贸cratas no elegidos.

No buscamos minimizar la dificultad de este problema. El tema de c贸mo financiar la educaci贸n p煤blica es complejo, especialmente en el nivel terciario, ya que genera beneficios tanto p煤blicos como privados. Tambi茅n entendemos la necesidad de reestructurar las operaciones de la UPR y abordar sus problemas administrativos, financieros y de gesti贸n persistentes. Sin embargo, lo que propone la JSAF no es el camino correcto. Cambios como los establecidos en el Plan Fiscal de la UPR no pueden simplemente ser impuestos a la sociedad por un grupo de tecn贸cratas, por muy bien intencionados que sean. Habr谩 resistencia y conflicto social.

Durante los a帽os de Thatcher en Gran Breta帽a, la frase “no hay alternativa” se hizo tan popular entre los ministros del gobierno que la prensa le dio su propio acr贸nimo: TINA (鈥渢here is no alternative鈥). 脷ltimamente estamos escuchando esa frase mucho en Puerto Rico, especialmente en el contexto de la UPR. Sin embargo, los historiadores que miraron hacia atr谩s y analizaron ese per铆odo han llegado a la conclusi贸n de que nunca fue cierto. Siempre hay una alternativa, lo que suele faltar es la voluntad.