AEE-LUMA: soluciones y consecuencias

AEE-LUMA: soluciones y consecuencias

Publicado el 17 de septiembre de 2022

Sergio portrait
Director de Pol铆tica P煤blica
COMPARTA

Vivimos en un mundo complicado. Cuando nos enfrentamos a esa realidad, es de esperarse que las personas sobre-simplifiquen lo que en verdad son problemas sumamente complejos. Entonces, dividimos las soluciones a los problemas econ贸micos, pol铆ticos o sociales en dos grupos y con un suspiro de alivio nos posicionamos a favor de este conjunto de soluciones y en contra de aquel otro grupo de propuestas.

Esta es precisamente la situaci贸n con respecto al acuerdo de alianza p煤blico-privada entre el gobierno de Puerto Rico y LUMA. Tras 15 meses de operaci贸n, es claro que el desempe帽o de LUMA no est谩 a la altura de las expectativas. Hasta ahora LUMA: ha excedido sus presupuestos; no ha cumplido con las m茅tricas clave de rendimiento en cuanto a la duraci贸n y la frecuencia de los apagones; est谩 atrasada en el cumplimiento de ciertos objetivos de mantenimiento (por ejemplo, el control del crecimiento de la vegetaci贸n alrededor de las l铆neas importantes); y ha mostrado poca evidencia de que est茅 logrando los ahorros que aleg贸 que generar铆a con una administraci贸n m谩s eficiente del sistema de transmisi贸n y distribuci贸n (鈥淪istema de T&D鈥). Esto es inaceptable y corresponde al gobierno defender los intereses del pueblo puertorrique帽o.

Sin embargo, esta no es la historia completa. Aunque simpatizamos y apoyamos plenamente que se exija un servicio el茅ctrico asequible y fiable en Puerto Rico, la realidad objetiva es que no se puede culpar a LUMA de todos nuestros problemas de energ铆a el茅ctrica. El Sistema de T&D, si bien es funcional, se encuentra en un estado fr谩gil desde 2018 cuando finalizaron las reparaciones de emergencia relacionadas con los da帽os causados por el hurac谩n Mar铆a.

Adem谩s, la flota de generaci贸n de la Autoridad de Energ铆a El茅ctrica (鈥淎EE鈥), exceptuando un pu帽ado de unidades adaptadas para quemar gas natural, no ha sido modernizada. Se sigue dependiendo mayormente del petr贸leo y el di茅sel para la generaci贸n de electricidad. Esto significa que Puerto Rico est谩 a la merced de los mercados del petr贸leo y el gas natural, que se han visto perturbados recientemente por la r谩pida recuperaci贸n de la actividad econ贸mica que se afect贸 por la pandemia de COVID-19, el crecimiento r谩pido de la demanda energ茅tica relacionado con el aumento post-pand茅mico en el consumo de bienes manufacturados (en lugar de servicios) y la invasi贸n de Ucrania por parte de Rusia.

Por lo tanto, una porci贸n de los apagones, al menos los relacionados con el estado remendado de la red, y los aumentos en las facturas, que son en su mayor铆a, por no decir en su totalidad, una funci贸n de los aumentos de los costos del combustible, no pueden ser debidamente imputados a LUMA.

Ante esta complicada realidad, el gobierno de Puerto Rico tiene varias opciones, algunas de las cuales exploramos y explicamos en nuestro informe de Pol铆tica P煤blica m谩s reciente.

Quiz谩s la m谩s sencilla, en t茅rminos procesales, ser铆a simplemente no solicitar la extensi贸n del per铆odo interino de operaci贸n que finaliza el 30 de noviembre. El Acuerdo Suplementario actualmente en vigor establece la cancelaci贸n autom谩tica de ambos acuerdos (tanto el Acuerdo de Operaci贸n y Mantenimiento (鈥淎cuerdo de O&M鈥) como el Acuerdo Suplementario) en esa fecha, a menos que el gobierno de Puerto Rico solicite extender su efectividad.

Sin embargo, cada soluci贸n propuesta conlleva consecuencias que deben ser analizadas de antemano para evitar errores o empeorar lo que ya es una situaci贸n dif铆cil. Por ejemplo, en el caso del vencimiento autom谩tico de los acuerdos conforme a la Secci贸n 7.2(c)(i) del Acuerdo Suplementario, la AEE tendr铆a que pagar a LUMA una tarifa de cancelaci贸n de $115,000,000 en d贸lares de 2020, ajustados por inflaci贸n (v茅ase la Secci贸n 4.2(d) del Acuerdo Suplementario).

Otro problema con este y cualquier otro escenario de cancelaci贸n, es que parece que no hay candidatos para ser el operador sustituto del Sistema de T&D. 驴Qui茅n se encargar谩 entonces del Sistema de T&D de Puerto Rico?

Devolver la operaci贸n del Sistema de T&D a la AEE, una corporaci贸n extremadamente corrupta e ineficiente, ser铆a un retroceso, en vez de progreso hacia el cumplimiento de los objetivos energ茅ticos de Puerto Rico.

La alternativa, buscar un nuevo operador seg煤n la ley P3 de Puerto Rico ser铆a un proceso engorroso que podr铆a durar hasta dos a帽os. Dada la experiencia con LUMA, nos parece muy poco probable que muchas empresas de talla mundial hagan fila para ocupar su lugar como operador con los mismos t茅rminos y condiciones de LUMA. En todo caso, cualquier empresa interesada probablemente buscar铆a condiciones a煤n m谩s favorables que las establecidas actualmente en el Acuerdo de O&M.

Adem谩s, hay que tener en cuenta el impacto que la cancelaci贸n del Acuerdo de O&M pudiera tener sobre el desembolso de los fondos de FEMA y CDBG-DR asignados para la reconstrucci贸n de la red.

En fin, es igual de irresponsable conceder a LUMA un cheque en blanco como lo es cancelar el Acuerdo de O&M sin identificar un operador sustituto viable. Por lo tanto, parece que el escenario m谩s pr谩ctico es lograr que el Acuerdo de O&M funcione. Para lograr eso, el gobierno de Puerto Rico tiene que aumentar la presi贸n sobre LUMA para que mejore su desempe帽o. Eso se podr铆a hacer de varias maneras, ya sea reteniendo una parte de la Tarifa de Servicio pagadera a LUMA para obligarla a negociar bajo el mecanismo de Resoluci贸n de Disputas del Acuerdo de O&M o contratando a una firma independiente de ingenieros de clase mundial, sin conexiones comerciales o pol铆ticas con Puerto Rico, para supervisar el desempe帽o de LUMA.

Por 煤ltimo, advertimos a nuestros lectores que no crean a aquellos que ya est谩n vendiendo soluciones f谩ciles y ofreciendo falsas esperanzas con la expectativa de obtener beneficios financieros o pol铆ticos, o ambos. No hay soluciones m谩gicas para los problemas energ茅ticos de Puerto Rico. Se necesitar谩n a帽os de trabajo duro y consistente para reconstruir el sistema y reducir las tarifas energ茅ticas. No hay atajos, ni respuestas f谩ciles, ni salidas directas. La 煤nica opci贸n es trabajar hasta lograrlo. De lo contrario, nos enfrentamos al desagradable prospecto de m谩s a帽os de declive econ贸mico y el estancamiento social que eso conlleva.

Esta columna fue publicada originalmente en El Nuevo D铆a el 17 de septiembre de 2022.