Asuntos pendientes

Además de atender la emergencia de salud pública producto de la pandemia del COVID-19, el gobierno de Puerto Rico tiene una cargada agenda de asuntos pendientes. Entre estos podemos mencionar la reestructuración de la deuda del gobierno central; poner en marcha la reconstrucción de la infraestructura afectada por los huracanes de 2017 y los terremotos de este año; y la modernización de la Autoridad de Energía Eléctrica (“AEE”), entre otros asuntos.

Descifrar el riesgo en tiempos del coronavirus

No es inusual, ante una crisis, escuchar a un gobernante o leer algún eslogan publicitario que apela a la unidad ante la adversidad e insinuar que “todos estamos en el mismo bote”.  Sin lugar a dudas, el esfuerzo colectivo es clave, especialmente en estos tiempos cuando quedarse en la casa es la manera más efectiva de controlar el contagio de un virus que se propaga con suma rapidez y puede ser letal. Pero no nos llamemos a engaños.

Congressional Response to Puerto Rico’s COVID-19 Outbreak

Puerto Rico, which has seen its share of significant back-to-back crises, is once again caught unprepared to tackle the economic costs and public health challenges that will arise from this epidemiological shock. It is just not equipped to face a large-scale health care crisis. That is unless we can secure federal support and empower local institutions.