No todo lo que es oro, brilla

Rosanna Torres, directora de la oficina de CNE en Washington, explica las restricciones punitivas incluidas en el nuevo acuerdo de fondos federales para la reconstrucción.

Agenda llena en la AEE

Sergio M. Marxuach describe cinco procesos claves que determinarán el futuro energético de Puerto Rico, expone las fallas en los planes de la Autoridad de Energía Eléctrica para modernizar la red y hace un llamado por un proceso transparente que resulte en un sistema energético más sostenible y renovable.

Why the Federal Government Should Support Puerto Rico’s New EITC

Puerto Rico faces a host of daunting challenges, including chronically high poverty (especially among children), low labor force participation, over a decade of economic decline, an unsustainably high debt burden, and the lingering effects of the devastating hurricanes of 2017 that make its long-term prosperity harder to attain. To address these challenges, the Commonwealth needs a comprehensive economic package that centers around powerful tools such as the Earned Income Tax Credit (EITC).

Sick and Abandoned

For decades, Puerto Rico has received limited funding to run a bare-bones Medicaid program that fails to provide adequate care for 1.5 million people who depend on the program. It is time for Congress to stop nickel-and-diming Puerto Rico’s Medicaid program, and enact a permanent, comprehensive fix.

La burocracia de la reconstrucción

Los fondos federales para la reconstrucción después de un desastre natural se administran a través de un complicado entramado de programas, manejados por diferentes agencias y están sujetos a una multiplicidad de reglas y reglamentos. En términos generales, las dos agencias principales son la Administración Federal para el Manejo de Desastres (“FEMA”) y el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (“HUD”).

Los atropellos de la Junta de Planificación y la necesidad de debatir seriamente el futuro de nuestras políticas de suelos

Actualmente, La Junta de Planificación está llevando a cabo un ejercicio de calificación de suelos, de forma poco transparente y atropellada, que busca alterar significativamente las directrices existentes. Con este escrito queremos proveer un trasfondo general sobre las implicaciones de estos cambios, aclarar algunos términos que pueden ser técnicos y escabrosos, y proponer un debate sobre asuntos críticos para la planificación y el futuro de Puerto Rico.