Puerto Rico necesita cambiar su conversación sobre pobreza

A continuaci√≥n una ponencia por Deepak Lamba-Nieves, Director de Investigaciones del CNE, compartida como reflexi√≥n final de la actividad ‚ÄúVoces de la pobreza‚ÄĚ. La misma se titula ‚ÄúPuerto Rico necesita cambiar su conversaci√≥n sobre pobreza‚ÄĚ.

Aprendizaje, desarrollo y capacidades locales

Para muchos de nosotros aprender es una tarea indispensable, pero bastante dif√≠cil de lograr. En t√©rminos generales, el aprendizaje es la acumulaci√≥n y aplicaci√≥n de conocimiento mediante el estudio, la experiencia o la ense√Īanza. Es un proceso complicado, que com√ļnmente se trata de reproducir para lograr resultados positivos.

Ni p√ļblico, ni privado: Coproducido

En un pa√≠s que ha sido una colonia espa√Īola y norteamericana por m√°s de cinco centurias, y ha servido como puerto de transbordo para un sinf√≠n de prop√≥sitos, la hibridez no debe ser una caracter√≠stica for√°nea, o dif√≠cil de entender. La mezcolanza es parte integral de nuestra identidad isle√Īa, y se puede identificar con facilidad en las altas esferas de la oficialidad‚ÄĒ ¬Ņhabr√° algo m√°s h√≠brido que el Estado Libre Asociado?‚ÄĒ en la cotidianidad del spanglish o en los ritmos de la salsa interpretada por rockeros. No obstante, la heterogeneidad que nos atraviesa transversalmente encuentra sus l√≠mites cuando se habla de desarrollo y se pasa inventario sobre los activos nacionales para determinar lo que es p√ļblico y lo que est√° en manos privadas.

La dif√≠cil ruta hacia el desarrollo del Ca√Īo

Seg√ļn nuestro mito desarrollista, Puerto Rico sali√≥ de las tinieblas econ√≥micas a mediados del Siglo XX gracias al esfuerzo de un grupo de l√≠deres visionarios que se dieron a la tarea de reconstruir ‚Äúla casa pobre del Caribe‚ÄĚ. En numerosas instancias, especialmente cuando la moral colectiva se percibe en decadencia, se repasan los testimonios del cambio que vivi√≥ el pa√≠s y c√≥mo los arquitectos del progreso isle√Īo lograron reducir la pobreza extrema, atajar los arrabales y fomentar capacidades industriales.

Las claves de la crisis

La descripci√≥n m√°s clara de c√≥mo los residentes de Cuba viven sus d√≠as y enfrentan retos cotidianos me la ofreci√≥ un habanero amigable y conversador en el Parque Central de la Habana: ‚ÄúAsere, aqu√≠ lo que estamos es resolviendo‚ÄĚ. Luego de escuchar una larga explicaci√≥n sobre su trayectoria por el mercado laboral, de las numerosas maniobras que ha empleado para mantenerse a flote y de las oportunidades que ha cosechado para el futuro, entend√≠ mejor las m√ļltiples ramificaciones del t√©rmino. ‚ÄúResolviendo‚ÄĚ, as√≠ es que se vive en una sociedad en constante mutaci√≥n que experimenta retos significativos, mientras intenta trazar una ruta viable hacia un nivel de desarrollo m√°s robusto pero equitativo.

Una tradición tributaria fatídica

Aunque sea dif√≠cil creerlo, especialmente en estos tiempos de desorden y desasosiego socioecon√≥mico, hace un tiempo atr√°s Puerto Rico fue un ejemplo a seguir para varios pa√≠ses que buscaban una ruta hacia el desarrollo. Seg√ļn las memorias de la vieja guardia, en el √°pice de la Guerra Fr√≠a las transformaciones de la isla serv√≠an como ant√≠doto contra la amenaza comunista, pues demostraban que tambi√©n bajo el capitalismo salvaje se pod√≠an registrar giros positivos en el porvenir de territorios afligidos.

Boston y las causas del terror

‚ÄúBoston Strong‚ÄĚ es una frase que representa la fuerza con la que residentes y v√≠ctimas se enfrentan a las consecuencias de los horrendos bombazos y el porte de una ciudad que se resiste a ser la favorita de todos. Cinco a√Īos transitando por sus vecindarios y aprendiendo de su gente me han servido para entender que es un territorio tenaz, dif√≠cil de roer. El ataque terrorista que dej√≥ cientos de heridos y le seg√≥ la vida a un pu√Īado de personas ha puesto a prueba esta reputaci√≥n, pero la ciudad ha sacado pecho mientras se levanta de un golpe fuerte que se quiere entender como una lesi√≥n leve, tomando en cuenta el √°nimo y la bravura de los pobladores.

La ceguera del mito migratorio

Recientemente, este diario public√≥ unas noticias de portada que revelan datos alarmantes: el √©xodo boricua durante la pasada d√©cada, principalmente hacia latitudes norte√Īas, le ha costado al pa√≠s al menos $3,000 millones. Seg√ļn el an√°lisis citado, realizado por un amigo economista, de no haberse ido tanta gente, la carga de la deuda p√ļblica por persona ser√≠a menos pesada.